Desgarro belcantista para el 'Devereux' grancanario

Las Palmas de Gran Canaria

23 / 05 / 2024 - Agustín AROCHA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
donizetti las palmas José Bros como Devereux y Paola Gardina como Sara en 'Roberto Devereux' © ACO / Nacho GONZÁLEZ
donizetti las palmas La nueva producción de 'Roberto Devereux' de Bruno Berger-Gorski © ACO / Nacho GONZÁLEZ
donizetti las palmas Yolanda Auyanet como Isabel I en 'Roberto Devereux' © ACO / Nacho GONZÁLEZ

Ópera de Las Palmas

Donzietti: ROBERTO DEVEREUX

Nueva producción

José Bros, Yolanda Auyanet, Paola Gardina, Youngjun Park, Gabriel Álvarez, Max Hochmuth, Julián Padilla. Dirección musical: Rafael Sánchez-Araña. Dirección de escena: Bruno Berger-Gorski. Teatro Pérez Galdós, 21 de mayo de 2024.

Roberto Devereux es sin duda un título de complejo, ya que aúna el difícil e intrincado —en ocasiones— belcantismo de Donizetti a un crecimiento exponencial en lo dramático en la obra que deja pistas de la madurez de la partitura del maestro de Bérgamo. Esta dificultad que no da lugar al descanso quedó patente en escena en la propuesta presentada por ACO (ver previa en este enlace). La última de las óperas de la Trilogía Tudor de Donizetti consiguió llegar a buen puerto y arrancar una gran ovación final a un público que empatizó sobremanera a medida que transcurrió la representación.

"Yolanda Auyanet exhibió unas dotes dramáticas sobresalientes en las que mostró un más que realista declive de la ya decadente Isabel I"

Gran parte de esto se debe al comprometido elenco vocal y actoral. Yolanda Auyanet exhibió unas dotes dramáticas sobresalientes en las que mostró una más que realista decadencia como Isabel I, situación que la reina enmascaraba bajo un manto de simulada fortaleza. A esto sumó una voz en buen estado de forma, de soprano lírica plena: Auyanet mantiene la belleza y personalidad de su timbre distintivo, con un centro robusto, graves bien sostenidos y agudos bien proyectados. La escena final con la gran aria y cabaletta «Vivi ingrato a lei d’accanto… Quel sangue versato», fue el colofón de una gran interpretación en la que solo se apreció alguna disimilitud a lo ancho del registro, y en algunos momentos. José Bros cumplió con su Devereux, conocedor de estas lides, y abundó en sus recursos más reconocidos: un buen fraseo, un registro medio bello y lucido y una bien armada línea de canto. En esta ocasión, en todo caso, aparentemente sufrió más de lo debido en el paso del registro medio al agudo por una cierta indisposición, hecho que se vio reflejado en el momento cumbre del aria «Come uno spirto angelico» y en la cabaletta  «Bagnato il sen di lacrime».

Paola Gardina expuso una notable Sarah, llena de aflicción en lo interpretativo y con muy buen hacer en lo vocal. Su timbre corpóreo y su control de la coloratura y la respiración redondearon su presencia en escena. Youngjun Park debutaba como Duque de Nottingham y, sin embargo, asombró por su madurez y naturalidad en el papel; su gran presencia sumaba a un personaje severo una voz imponente y generosa que ascendía fácilmente a los agudos y que derrocha lustre en lo tímbrico.

El resto de comprimarios, rayaron a la altura necesaria incluyendo el Coro de ACO, que cumplió razonablemente con una fatigosa partitura. Desde el podio, Rafael Sánchez-Araña, aplicó la lectura más enérgica de este Donizetti, con más y más fuerza en los tutti a medida que se desarrollaba la propuesta. La dirección escénica de Bruno Berger-Gorski fue correcta sobre una sobria producción de ACO, pero sin demasiados factores que innovaran el marco habitual de este tipo de obras belcantistas en los últimos años.  * Agustín AROCHA, corresponsal en Las Palmas de Gran Canaria