Delicioso cúmulo de aciertos

Las Palmas de Gran Canaria

25 / 04 / 2024 - Cayetano SÁNCHEZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
cimarosa aco La nueva producción de 'Il matrimonio segreto' de Daniele Piscopo © Ópera de Las Palmas / Nacho GONZÁLEZ
cimarosa aco La nueva producción de 'Il matrimonio segreto' de Daniele Piscopo © Ópera de Las Palmas / Nacho GONZÁLEZ
cimarosa aco La nueva producción de 'Il matrimonio segreto' de Daniele Piscopo © Ópera de Las Palmas / Nacho GONZÁLEZ

Amigos Canarios de la Ópera - Temporada Alfredo Kraus

Cimarosa: IL MATRIMONIO SEGRETO

Nueva producción

Rubén Amoretti, Guiliaba Gianfaldoni, Maxin Mironov, Aitana Sanz, Olga Syniakova, Fernando Campero. Dirección de escena: Daniele Piscopo. Dirección musical: Lorenzo Coladonato. Teatro Pérez Galdós, 23 de abril de 2024.

En 1792 se estrenaba en Viena esta ópera de Domenico Cimarosa, la única de su prolífica producción que se representa ocasionalmente en la actualidad, muy poco en los principales templos líricos pese a su indudable perfección. Ahora, siglos después, llega esta fusión por vez primera a los escenarios de Las Palmas de Gran Canaria (ver previa en este enlace) dentro de la 57ª Temporada de Ópera de Las Palmas de Gran Canaria Alfredo Kraus en un debut lleno de aciertos y una lamentable escasa valoración del público local: numerosas localidades libres, deserciones en el entreacto y unos tímidos aplausos al final. Entre muchos de estos ausentes y presentes, en cambio, se criticaba la falta de nuevos títulos en la temporada… Y eso que se estaba ante un estreno local.

Los asistentes a este Matrimonio, en todo caso, gozaron de la más perfecta de todas las representaciones del curso de ACO desde todos los aspectos: una colorista escenografía acertada y resolutiva que aligeraba la acción; una dirección de escena trepidante, llena de guiños y detalles que resaltaban el humor del libreto y de un vestuario colorista e ingenioso: los artífices de estos aciertos, ambientado en los años cincuenta, fueron Daniele Piscopo y el figurinista Claudio Martín.

"La pareja formada por la soprano Guiliaba Gianfaldoni en el papel de Carolina y el tenor Maxin Mironov como Paolino funcionó con complicidad escénica y sus gratos timbres y potente 'vibrato'"

Tanto los intérpretes, como los autores del hilarante acierto de Piscopo de incluir a tres sirvientes como personajes de la trama, realizaron con brillantez su cometido en un incesante vaivén de situaciones y desplazamientos por el escenario que no daban tregua al espectador. Nada de ello pareció hacer mella en las interpretaciones de los cinco protagonistas, todos ellos debutantes en el rol. La pareja formada por la soprano Guiliaba Gianfaldoni en el papel de Carolina y el tenor Maxin Mironov como Paolino funcionó con complicidad escénica y sus gratos timbres y potente vibrato. Aitana Sanz estuvo resuelta en escena y muy vocalmente en el papel de Elisetta y la mezzo Olga Syniakova fue una excelente Fidalma, llena de matices y agilidades; sin duda la favorita de la noche. Como Conde Robinson, el barítono canario Fernando Campero, habitual de las temporadas de ACO, dejó evidencia de que sus cualidades son merecedoras de papeles más destacados. Por último, cabe resaltar la labor de Rubén Amoretti como un distinguido Geronimo. En el foso, la Filarmónica de Gran Canaria, con el maestro Lorenzo Coladonato, por primera vez en la isla, ejecutó con brillantez una lectura digna de esta prodigiosa partitura.

Todos ellos fueron los artífices de una velada memorable y de llevar a buen destino este juguete musical de trama vertiginosa que acumula un enredo tras otro y que tal vez peque de exceso de duración en estos tiempos de inmediatez. Comentaba un entendido del género —como sentando cátedra— que el argumento le parecía insustancial, pero ¿cuántas óperas tienen uno sólido y coherente?  * Cayetano SÁNCHEZ, corresponsal en Las Palmas de Gran Canaria de ÓPERA ACTUAL