De la elegía de Parera Fons a los salmos de Mendelssohn

Santa Cruz de Tenerife

25 / 03 / 2024 - Estrella ORTEGA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
parera fons La Orquesta Sinfónica de Tenerife en el Auditorio de Tenerife © Auditorio de Tenerife
parera fons La Orquesta Sinfónica de Tenerife en el Auditorio de Tenerife © Auditorio de Tenerife
parera fons La Orquesta Sinfónica de Tenerife en el Auditorio de Tenerife © Auditorio de Tenerife

Auditorio de Tenerife

Parera Fons: ELEGÍA A RUTH SCHWEIKERT

Estreno absoluto

Obras de Mendelssohn y Parera Fons. Chirstian Elsner, Raquel Lojendio, Arantxa Cooper. Orquesta Sinfónica de Tenerife. Coral Reyes Bartlet. Dirección: Víctor Pablo Pérez. 22 de marzo de 2024.

Dentro de la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Tenerife, el décimo programa del curso se inició con una obra de estreno de Antoni Parera Fons, Elegía a Ruth Schweikert (2023). La obra está dedicada a la dramaturga y novelista suiza que falleció con solo 57 años; el compositor y la escritora trabajaron juntos en 2015 en un ciclo de canciones, pero, desgraciadamente, la muerte de Schweikert les impidió terminarlo. Parera Fons consideraba a su colaboradora como una «persona insobornable, una heroína» a la que admiraba. El músico mallorquín, Premio Nacional de Música 2016, posee un nutrido catálogo en el que destacan sus ciclos de canciones sobre textos de reconocidos autores, además de música sinfónica y óperas. De hecho su María Moliner de 2016, inauguró la actual temporada de Ópera de Tenerife (ver crítica en este enlace).

Según el autor, “La Elegía podría ser algo como un pulso permanente sobre la inevitabilidad del destino, de la vida. La partitura se abre con una introducción que da paso a una serie de temas y sus derivaciones, hasta que aparece la voz solista con una vocalise totalmente interiorizada. Después, la orquesta recupera el tema principal hasta llegar al silencio absoluto”. Ciertamente, la obra presenta una atmósfera de reflexión a modo de circunloquio, como es natural, ya que el lenguaje de la música no habla directamente, más bien envuelve hasta llevar el público al lugar donde ella es capaz de conmover fuera de lo cotidiano. Y es en ese espacio donde la entrada de la voz de Raquel Lojendio humaniza la obra, a la que no le hacen falta palabras, ya que está previsto en la partitura que la audición del conjunto actúe como un aldabonazo en las conciencias.

"La obra presenta una atmósfera de reflexión a modo de circunloquio, como es natural, ya que el lenguaje de la música no habla directamente, más bien envuelve hasta llevar el público al lugar donde ella es capaz de conmover"

La segunda parte la ocupó Felix Mendelssohn con su Lobgesang, Op. 52 (Canto de Alabanza), una sinfonía-cantata de 1840 que se estrenó como final de un festival de tres días en conmemoración del cuarto centenario de la invención de la imprenta de Gutenberg. Es quizá el contexto de su origen el motivo de su original formato: la primera parte muestra una sinfonía instrumental en tres movimientos y el último es una cantata en nueve secciones en distintas combinaciones, con textos del Libro de los Salmos y otros pasajes bíblicos.

La dirección de Víctor Pablo Pérez, al mando de la Sinfónica de Tenerife, de la Coral Reyes Bartlet que prepara José Híjar Polo, y del tenor de Christian Elsner, fue muy cuidada y el maestro estuvo especialmente atento al volumen y preciso al ajuste con coro y solistas. La soprano tinerfeña Arantxa Cooper estuvo perfecta en su intervención y la también tinerfeña soprano Raquel Lojendio destacó con su atractivo timbre y dominio técnico.  * Estrella ORTEGA, corresponsal en Santa Cruz de Tenerife de ÓPERA ACTUAL