Clasicismo de gran calidad con 'Tosca'

Marsella

04 / 03 / 2021 - Jaume ESTAPÀ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Tosca Marseille Una escena de la clásica producción de Louis Desiré © Opéra de Marseille / Christian DRESSE
Marcelo Puente y Jennifer Rowley, magnífica pareja © Opéra de Marseille / Christian DRESSE
Tosca Marseille Una escena de la clásica producción de Louis Desiré © Opéra de Marseille / Christian DRESSE

Opéra de Marseille

Puccini: TOSCA

Nueva producción en 'streaming'

Jennifer Rowley, Marcelo Puente, Samuel Youn, Patrick Bolleire, Jacques Calatayud, Loïc Félix, Jean-Marie Delpas, Emilie Bernou, Tomasz Hajok, Marc Piron. Dirección: Giuliano Carella. Dirección de escena: Louis Désiré. 1 de marzo de 2021.

Lois Désiré y Giuliano Carella conjugaron bien sus esfuerzos para dar a esta producción de Tosca un matiz decididamente clásico. El director de escena, responsable a la vez de la escenografía y del vestuario, no tuvo dificultades para dar a su trabajo la unidad visual y dramática demandada por la historia del pintor, la cantante y el policía. Ni se anduvo por las ramas en ningún momento y si se permitió hacer creer que Tosca antes de pensar en matar a Scarpia podía haber pensado en el suicidio, la idea no estaba en absoluto fuera de lugar. Dirigió a los tres protagonistas con tino, pidiéndoles solamente lo que eran capaces de dar de sí como actores. Ello bastó para dar la impresión de que los amantes se amaban y que el comisario iba madurando intenciones torcidas. Por lo demás, pidió a Patrick Méeüs una iluminación tenue, lo cual dio a los tres actos un ambiente tamizado, a la vez inquietante y lirico, misterioso y romántico, que alejó la propuesta de la Roma real, tensa y violenta de la época histórica de la desgraciada Repubblica Romana.

"Jennifer Rowley se mostró brillante en el registro agudo, un timbre cristalino y una vocalización perfecta, y Marcelo Puente fue un Mario melódico con la piza de 'pathos' necesaria"

El foso, por su parte, contribuyó eficazmente a consolidar la visión tradicional de la ópera, reforzando matices musicales en los momentos más esperados por el público algo conocedor de la obra. Con ellos hay que incluir las soberbias intervenciones del coro, no solamente al final del primer acto sino también al principio del segundo, con la masa coral ausente del escenario.

Desde el punto de vista vocal dígase que si bien los protagonistas se salieron muy bien en sus intervenciones en solo, tal vez lograron brillar realmente en la mayoría de las escenas en las de conjunto. En el diálogo de los amantes en el primer acto, Tosca (Jennifer Rowley, brillante en el registro agudo, timbre cristalino, vocalización perfecta) y Mario (Marcelo Puente, melódico, con la pizca de pathos necesaria y no más) coquetearon como debían. Los intercambios verbales, duros, desagradables entre Tosca y Scarpia (Samuel Youn, algo indeciso en el primer acto, inconmensurable en el segundo) comunicaron el ambiente tenso de la negociación sórdida. El tercer acto, presidido por un Addio alla vita de campanillas, fue testigo de un dúo entre los amantes en el que los artistas supieron introducir el patetismo de quienes sabían cuál sería el dramático final del cuento.

Completaron el reparto Patrick Bolleire (Angelotti con un bello registro grave), Jacques Calatayud (Sagrestano), Loïc Félix (Spoletta) y Jean-Marie Delpas un Sciarrone de lujo.