Christophe Honoré reinventa 'Tosca' con Malfitano

Lyon

24 / 01 / 2020 - Teresa LLACUNA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Un imagen de esta producción del cineasta Chrsitophe Honoré © Opéra de Lyon / Jean-Louis FERNANDEZ
Catherine Malfitano brilló como Prima Donna © Opéra de Lyon / Jean-Louis FERNANDEZ
Malfitano, junto a Elena Guseva, que debutó el rol protagonista © Opéra de Lyon / Jean-Louis FERNANDEZ

Opéra national de Lyon

Puccini: TOSCA

Nueva producción

Elena Guseva, Catherine Malfitano, Massimo Giordano, Alexey Markov, Leonardo Galeazzi. Dirección: Daniele Rustioni. Dirección de escena: Christophe Honoré. 20 de enero de 2020.

Con esta Tosca el cineasta Christophe Honoré firmaba su cuarta puesta en escena como una afirmación más de su tendencia a reflexionar sobre cada obra de manera nueva y personal. En esta ocasión construye toda su puesta en escena alrededor del personaje de Tosca, la cantante a la que el éxito, los celos y el amor abocan a un trágico final. Sensible a la magnífica idea de transmitir la imagen de una gran prima donna reflejada en la figura de Catherine Malfitano, una intérprete legendaria del papel titular de la ópera de Puccini y hoy retirada de la escena, a quien invita a una especie de master class ante músicos jóvenes que preparan Tosca para ella en un concierto privado. La situación lleva a la memoria de la cantante recuerdos olvidados, lo que provoca algunos conflictos entre la maestra y los alumnos. Para realizar esta idea, Honoré utiliza abundantes medios técnicos e imaginativos, incluidos el vídeo y bellas proyecciones de divas históricas, con la Callas en cabeza.

"El reparto fue muy homogéneo y el descubrimiento de Guseva como protagonista resultó una feliz sorpresa, con una gran regularidad tímbrica, una proyección ideal y un gran sentido del drama"

La segunda parte es muy ingeniosa, pero la disposición de la escena y las dos pantallas sobre las que se desarrollan acciones distintas hacen que sea difícil seguir el curso de los dramas que se representan simultáneamente. La desesperación de Tosca ante la vileza de Scarpia, momento clave de la acción que refleja la famosa aria “Vissi d’arte”, es expresada por la joven cantante que debe representar a la protagonista bajo un retrato de Callas, en lo que fue un verdadero triunfo. El tercer acto se representa con la orquesta y los solistas en escena, como en un oratorio. El fantasma de la diva moribunda cruza la escena y entrega majestuosamente la antorcha. En último término Elena Guseva, que debutaba el papel de Tosca, no representaría la figura de una prima donna sino que esta quedaría en manos de una Catherine Malfitano obsesiva y omnipresente. El reparto fue muy homogéneo y el descubrimiento de Guseva en el papel titular resultó una feliz sorpresa, con una gran regularidad tímbrica, una proyección ideal y un gran sentido del drama.

Massimo Giordano (Mario) hizo también alarde de una voz luminosa y apasionada mientras el Scarpia de Alexey Markov aportó el timbre acerado que el personaje exige. El gran éxito del espectáculo se basó en buena parte en la labor de la orquesta y los coros de la Ópera national de Lyon a las órdenes de Daniele Rustioni, con una coordinación entre foso y escena como pocas veces es posible constatar.