Celos dentro y fuera del escenario

Valencia

14 / 11 / 2021 - César RUS - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
unavventimentoaigelosi-operaactual-lesarts (1) Una escena de la producción de Bárbara Lluch © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO
unavventimentoaigelosi-operaactual-lesarts (2) Una escena de la producción de Bárbara Lluch © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO
unavventimentoaigelosi-operaactual-lesarts (3) Una escena de la producción de Bárbara Lluch © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO

Palau de Les Arts

Manuel García: UN AVVERTIMENTO AI GELOSI

Estreno moderno en versión escénica

Rosa María Dávila, Marcelo Solís, Jorge Franco, Carlos Fernando Reynoso, Laura Orueta, Xavier Hetherington. Rubén Fernández Aguirre, piano y dirección musical. Dirección de escena: Bárbara Lluch. 12 de noviembre de 2021.

Con este estreno escénico en tiempos modernos de esta ópera de Manuel García, se culmina el trabajo que Rubén Fernández Aguirre inició en 2010 con la recuperación de L’isola disabitata. Durante estos once años el pianista y director ha ido recuperando las totalidad de las óperas de salón que escribió el compositor sevillano. Estas obras resultan ideales para ser incorporadas en escuelas y academias de perfeccionamiento operístico pues, precisamente, fueron escritas para los alumnos del propio compositor y, además, son originales para piano. El Palau de Les Arts se ha unido al carro tardíamente, pero con total ilusión. Solo hace unos meses puso en escena L’isola disabitata, y al ver su idoneidad para una institución como el Centre de Perfeccionament de Les Arts, ha decidido llevar a escena la que quedaba, este Avvertimento ai gelosi. La música se había recuperado en 2016, pero todavía quedaba pendiente su estreno en versión escenificada. Bárbara Lluch ha sido la responsable de ello con una propuesta inteligente y atractiva. Sitúa la acción en un ensayo general en la actualidad de manera que los celos de los personajes se imbrican con las relaciones entre los intérpretes y el equipo de la producción. Aparece un director de escena de aspecto trasnochado y sus asistentes que van interviniendo en distintos gags. En ese ámbito se utilizan objetos de ruidos característicos, como una bolsa de patatas, una aspiradora o un teléfono móvil que, es cierto, acaban por resultar molestos.

"Sobre las espaldas de Rosa María Dávila recae buena parte de la obra, pues Sandrina es, sin duda, el motor de la trama. La intérprete destacó especialmente en el centro del registro y derrochó buen hacer escénico"

Vocalmente hay que destacar el buen nivel que mostró el tenor Jorge Franco como Conde di Ripaverde con una excelente técnica brillando en la difícil partitura que tiene a su cargo. Sobre las espaldas de Rosa María Dávila recae buena parte de la obra, pues Sandrina es, sin duda, el motor de la trama; la intérprete destacó especialmente en el centro del registro y derrochó buen hacer escénico. Marcelo Solis interpretó a un Berto de voz cálida y vis cómica. Laura Orueta demostró notables cualidades como Ernesta, un papel breve pero con cierto atractivo. Carlos Fernando Reynoso convenció por la dulzura de su timbre interpretando a Don Fabio. El reparto se completó con las delicadas intervenciones de Xavier Hetherington como Menico. Por cierto, en esta ocasión se hizo un guiño a Mozart añadiendo a su parte unas frases del aria “Dalla sua pace”, recordando a aquel Manuel García que, con su compañía, llevó a América la trilogía Da Ponte donde, por cierto, se encontró con el célebre libretista.

El responsable musical del proyecto, Rubén Fernández Aguirre, demostró una vez más ser una suerte de representante de Manuel García en la tierra, tal y como lo era Alberto Zedda de Rossini. El músico vasco, Premio ÓPERA ACTUAL 2010, conoce esta música a la perfección y muestra una natural versatilidad al interpretarla y al dirigir a los cantantes. En cuanto a la partitura de la ópera, vuelve a sorprender el especial talento del compositor para los números de conjunto en los que despliega un gran sentido de la conducción de las voces.  * César RUS, corresponsal en Valencia de ÓPERA ACTUAL