Cecilia seduce a La Zarzuela

Madrid

31 / 01 / 2020 - Isabel IMAZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
'Cecilia Valdés' en el Teatro de La Zarzuela © Teatro de La Zarzuela/ Javier DEL REAL
Elisabeth Caballero, magnífica en el rol protagonsita de Cecilia © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL
Yusniel Estrada y Cristina Faus, como el Esclavo e Isabel © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL
Linda Mirabal (Dolores Santa Cruz), una de las presencias más destacadas de la noche © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL

Teatro de La Zarzuela

Roig: CECILIA VALDÉS

Estreno en España

Elisabeth Caballero, Martín Nusspaumer, Homero Pérez-Miranda, Linda Mirabal y Cristina Faus. Dirección de escena: Carlos Wagner. Dirección: Óliver Diaz. 24 de enero de 2020.

Llegó Cuba a la conquista del Teatro de La Zarzuela con Cecilia Valdés. La obra maestra de Gonzalo Roig, estrenada en 1932 en La Habana, supuso toda una primicia en el coliseo de la calle Jovellanos, no solo por su debut en Madrid, sino por la presencia por vez primera de una zarzuela latinoamericana en las tablas del coliseo más importante del mundo dedicado al género, ¡todo un acontecimiento digno de alabanza!

Inspirada en la célebre novela de Cirilo Villaverde, Cecilia Valdés narra la dramática historia de amor y celos de una mujer cubana, separada al nacer de su madre, que se enamora de su hermanastro Leonardo. Sin embargo, la historia es solo una excusa para reflexionar y ahondar en la problemática del racismo y el machismo de la época. Todo este valor reflexivo que acompaña a la narración es ambientado por el director de escena Carlos Wagner en la Cuba de 1950, situando al espectador en una plantación de azúcar enmarcada entre arquitectura habanera, escenografía firmada por Rifail Ajdarpasic e iluminada de forma eficaz por Fabrice Kebour.

"La soprano cubana Elisabeth Caballero en el rol protagonista, infundió al personaje ese halo pasional y dramático de forma sobresaliente demostrando unas aptitudes vocales óptimas"

El movimiento escénico tiene un contraste equilibrado que es impulsado por las coreografías eclécticas de Nuria Castejón con un cuerpo de baile de 10. A este marco escénico le dan vida un elenco de cantantes muy acertado y diverso. La soprano cubana Elisabeth Caballero en el rol protagonista, infundió al personaje ese halo pasional y dramático de forma sobresaliente demostrando unas aptitudes vocales óptimas. Su pareja escénica, el tenor Martín Nusspaumer como Leonardo, se realzó en el plano actoral y se resintió en el vocal con ciertas dificultades en el registro agudo. Homero Pérez-Miranda, haciendo las veces de José Dolores Pimienta, aportó calidez vocal e instinto escénico y Cristina Faus como Isabel demostró una vez más su excelencia canora y actoral. Cabe destacar la presencia de la gran Linda Mirabal que supuso un verdadero lujo en esta producción interpretando a Dolores Santa Cruz.

El resto del elenco supo mantener la calidad y el pulso de la acción de forma precisa, así como el Coro titular del Teatro de La Zarzuela que rindió a un excelente nivel. En el podio la dirección eficaz, rítmica y enfática de Oliver Díaz, siempre atento al más mínimo detalle de la escena, sumó con creces el éxito del de esta zarzuela cubana de gran calidad musical.