'Butterfly' en una dimensión paralela

Estrasburgo

28 / 06 / 2021 - Francisco J. CABRERA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
madamabutterfly rhin / operaactua.com Una escena de la producción de Mariano Pensotti © Opéra national du Rhin
madamabutterfly rhin / operaactua.com Una escena de la producción de Mariano Pensotti © Opéra national du Rhin
madamabutterfly rhin / operaactua.com Una escena de la producción de Mariano Pensotti © Opéra national du Rhin

Opéra national du Rhin

Puccini: MADAMA BUTTERFLY

Nueva producción

Brigitta Kele, Leonardo Capalbo, Marie Karall, Tassis Christoyannis, Loïc Félix, Damien Gastl, Nika Guliashvili, Eugénie Joneau, Hervé Huyghues Despointes, Damien Gastl, Roman Modzelewski, Fan Xie, Isabelle Majkut, Tatiana Zolotikova. Dirección musical: Giuliano Carella. Dirección de escena: Mariano Pensotti. 22 de junio de 2021.

Cuando a un director de escena no se le ocurre qué hacer con una obra archiconocida del gran repertorio, le quedan siempre dos opciones: saltarse el libreto a la torera (la más usual) o montarse una historia paralela. Esta segunda opción fue la que tomó el argentino Mariano Pensotti en esta nueva producción de la popular ópera de Puccini. Durante la soirée, sobretítulos y proyecciones de vídeo narraban las tribulaciones de una emigrante japonesa en París y (qué mejor manera de mirarse el ombligo para el regista) su trabajo como directora de escena en plena preparación de una producción de ¡Madama Butterfly en Estrasburgo! Afortunadamente, esta historia fuera de la historia no distrajo demasiado de lo que sucedía bajo los sobretítulos. Y, curiosamente, el resto del trabajo del regista fue de lo más tradicional, estilismos en blanco y negro aparte. De hecho, la acción siguió el libreto de forma cuasi literal, lo cual es rara avis en estos tiempos que corren. La minimalista escenografía subrayó con estilo el ambiente claustrofóbico en el que se movieron los personajes.

"La soprano rumana Brigitta Kele se llevó los aplausos más ruidosos de la velada con razón, pues su Cio-Cio San reunió belleza tímbrica y emoción dramática"

Pasando al aspecto musical, el resultado fue notable con un par de peros. La soprano rumana Brigitta Kele se llevó los aplausos más ruidosos de la velada, y con razón, pues su Cio-Cio San reunió belleza tímbrica y emoción dramática. Igualmente excelente el Sharpless de Tassis Christoyannis, un viejo conocido de la casa. El Pinkerton de Leonardo Capalbo, sin embargo, pecó de una emisión forzada en el agudo y gutural en el registro medio, sin fascinar en ningún momento con su arte canoro. El nutrido grupo de comprimarios estuvo muy en su lugar, destacando el trabajo escénico de Loïc Félix en Goro y la elegante voz de Eugénie Joneau en el brevísimo rol de Kate Pinkerton.

Obligado por las circunstancias sanitarias y el reducido foso del teatro estrasburgués, el director Giuliano Carella optó por utilizar la orquestación de Ettore Panizza, la cual funcionó admirablemente pese a reducir el número de instrumentistas a la mitad. Todo hay que decirlo, la redondez y el color de la orquesta se resintieron en ciertos pasajes, adquiriendo tonos decimonónicos, sin que se pueda achacar este defecto a la buena labor de la batuta. Los cuacs de la sección viento-metal durante la ejecución del himno americano (supuestamente fortuitos) tuvieron incluso su gracia.