Bilbao: Pratt, reina en el bel canto

20 / 03 / 2019 - José Miguel BALZOLA - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email

ABAO Bilbao Ópera

Concierto JESSICA PRATT

Obras de Bellini, Donizetti, Rossini, Thomas y Cherubini. Euskadiko Orkestra Sinfonikoa. Dirección: Giacomo Sagripanti. Palacio Euskalduna, 20 de marzo de 2019.

Aunque era esperadísima en Bilbao la excelente soprano británico-austrliana Jessica Pratt no llegó a llenar el inmenso Palacio Euskalduna, cuyo auditorio registraba calvas difícilmente justificables tratándose de una cantante tan singular, tan reconocida y de tan brillante trayectoria, que además prometía un programa inteligentemente concebido para enfatizar sus capacidades, verdadero portento de voz, técnica y estilo. Intercalando cuatro piezas puramente orquestales -las oberturas de Norma, Semiramide, I Capuleti e i Montecchi y Medea– Jessica Pratt ofreció cinco escenas con el denominador común de la locura, o el delirio, como se anunciaba en los carteles.

Conmovedora en todo momento, sabiendo extraer todas las emociones de esas impresionantes escenas solo con su voz –apenas se movió durante el concierto– la soprano hizo que toda la sesión fuera una auténtica demostración de buen cantar. Pratt atacó agudos y sobreagudos con una afinación perfecta, exactitud absoluta, sin portamentos que no fueran los requeridos para una mejor expresión, con impactante limpieza en las agilidades que no faltaron en un programa que incluía arias casi desconocidas , como la de Emilia de Liverpool de Donizzeti, o ciertamente infrecuentes, como la escena de Ophélie de Hamlet de Thomas.

Hay que mencionar la espléndida dirección con la que Giacomo Sagripanti condujo a la Euskadiko Orkestra Sinfonikoa, que en el escenario sonó como aquí nunca lo había hecho en el foso. Sagripanti resultó cómodo pero no apremiante para la cantante y brillante en las actuaciones sinfónicas. Jessica Pratt concedió tres bises, uno de ellos fuera del estilo del resto del programa –un aria de Candide de Bernstein– y abandonó entre una salva de aplausos, dejando al público con ganas de seguir oyendo esta voz bella y fresca esta línea de canto maravillosa, esta lección de música. Los abaístas ya esperan impacientes a que vuelva para abrir la próxima temporada con Lucia di Lammermoor.