Bilbao: Poca brujería en el Arriaga

13 / 10 / 2019 - José Miguel BALZOLA - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
La soprano Ángeles Blancas © Ricardo RÍOS

Teatro Arriaga

Falla: EL AMOR BRUJO - SIETE CANCIONES POPULARES ESPAÑOLAS

Nueva producción

Ángeles Blancas, soprano. Bilbao Sinfonietta. Dirección: Iker Sánchez Silva. Dirección de escena: Barbora Horáková Joly. 4 de octubre de 2019.

 

Lo que se vio en el escenario del Teatro Arriaga, la cantata poética con música de Manuel de Falla El amor brujo- Siete canciones populares españolas fue más bien una fantasía teatral a la que no hay que quitarle mérito como tal, pero que no solo añadió poco a las obras del músico español, sino que, más bien, desvirtuaba las intenciones que el compositor había supuesto para ambas obras.

Con dirección de escena de Barbora Horáková Joly, la cantata se inició con una fracción, en versión orquestal, -el “Polo”– de las Siete canciones populares que comenzaron, curiosamente, por la “Asturiana”. El programa de mano indicaba que la orquestación era del propio Falla, pero no parecía, realmente, obra de un maestro que siempre llegaba a las más altas sutilidades tímbricas, o bien sucedió que la pequeña Bilbao Sinfonietta no supo trasladarlas adecuadamente al público. A la obra principal, es decir al ballet El amor brujo, se le incrustaron muy filosóficos y científicos textos de Oliver Sacks y Stephan Klein que como poco podría decirse que eran perfectamente prescindibles. Dentro de una sencillez loable los excelentes bailarines James Rosental -acreditado también como coreógrafo- y Eilyn Hebron hicieron un número lo menos parecido al flamenco, a la brujería, al andalucismo que pueda imaginarse. Iker Sánchez Silva no supo extraer de la orquesta finura, ni ajuste de las dinámicas, ni buen control de los graves ni de la percusión. Ángeles Blancas en cambio sí estuvo a un elevado nivel tanto canoro como actoral: puede decirse que fue su actuación la que salvó esta extraña función.