Berna Perles hace suya 'Manon Lescaut'

Málaga

27 / 05 / 2024 - Alejandro FERNÁNDEZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
málaga puccini Berna Perles como Manon © Teatro Cervantes
málaga puccini La producción de 'Manon Lescaut' de Pier Francesco Maestrini © Teatro Cervantes
málaga puccini La producción de 'Manon Lescaut' de Pier Francesco Maestrini © Teatro Cervantes

Teatro Cervantes

Puccini: MANON LESCAUT

Berna Perles, Rodrigo Esteves, Carlo Ventre, Giacomo Prestia, Manuel de Diego, Marcelo Solís, Nicolás Calderón, Mari Luz Román y Alejandro Moreno. Dirección musical: Daniel Montané. Dirección de escena: Pier Francesco Maestrini. 24 de mayo de 2024.

La producción de Manon Lescaut de Puccini de La Bottega Fantastica de Catania y del Teatro Cervantes de Málaga (ver previa en este enlace) serviría de colofón al último de los títulos del cartellone de la XXXV Temporada Lírica del coliseo malagueño, coincidente además con el centenario de la muerte del músico de Luca. Por si fuera poco, las tablas del Cervantes fueron también la oportunidad para disfrutar de la soprano malagueña Berna Perles en el rol de Manon, tras su éxito en las funciones de la Fundació Òpera a Catalunya (ver crítica en este enlace). Ella fue la protagonista absoluta de esta puesta en escena a pesar de la insustancial y transparente dirección de Pier Francesco Maestrini y musical de Daniel Montané. Solo la profesionalidad y la intuición de atriles, coro y solistas remediaron lo que apuntaba al bochornoso e inadmisible naufragio que desde la escena marcó Maestrini, que malgastó los recursos que le proporcionaban escenografía y los coloristas vestuarios mientras que desde el foso Montané facilitó un sonido plano y carente de ideas musicales con los profesores de la OFM desaprovechando oportunidades con la impostada obertura o el tibio intermezzo del tercer acto. Tampoco lució el trabajo realizado por el Coro de Ópera de Málaga al cuidado de Mar Muñoz Varo.

"Berna Perles se distingue por la entrega y la concentración en el escenario, una ventaja que le sirvió de sostén para salvar esta última producción del teatro que en contra de la expectación creada hizo aguas en todos los aspectos"

Berna Perles se distingue por la entrega y la concentración en el escenario, una ventaja que le sirvió de sostén para salvar esta última producción del teatro que en contra de la expectación creada hizo aguas en no pocos aspectos que deben sostener una puesta en escena creíble. En ocasiones el papel no se ajusta a la responsabilidad que supone una puesta en escena y es precisamente este marco con la que Perles, además de la presión de cantar este difícil papel, debió lidiar. Su ejemplo de profesionalidad —en lo actoral y especialmente en lo canoro— fue capaz de traspasar la desnortada, tibia y carente de ideas dirección de Montané. El desecho primer acto, distinguido por un limbo incoherente en dinámica, pulso y una desaforada emisión de la OFM serviría a Perles para marcar una línea de canto cuidada en fraseo, color, dicción y coherencia técnica propias de los personajes puccinianos siempre en ascenso, como así demostró en el segundo acto con «In quelle trine morbide» o la irresistible y conmovedora «Sola, perduta, abbandonata» del cuarto acto.

Muy a distancia y con serias dificultades vocales se sitúa el Des Grieux del tenor Carlo Ventre engullido por la emisión propiciada desde el foso al que solo se pudo apreciar agudos sin color y un centro nada definido con el que firmaría el resto de actos que llegados al cuarto acto eran ya extenuados. Coherente distinguiría el Edmondo de Manuel de Diego a pesar de las dificultades del inicio de la ópera, mientras que el papel de Lescaut de Rodrigo Esteves demandó más solidez vocal y presencia escénica en contraposición del Geronte de Giacomo Prestia resuelto en las tablas y seguro en lo canoro.  * Alejandro FERNÁNDEZ, corresponsal en Málaga de ÓPERA ACTUAL