Beethoven, protagonista del Festival de Granada

Granada

13 / 07 / 2020 - Alejandro FERNÁNDEZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Imagen de los solistas en la galería © Festival de Granada / Fermín RODRÍGUEZ
Miguel Ángel Gómez Martínez al mando de la Orquesta Ciudad de Granada © Festival de Granada / Fermín RODRÍGUEZ
El público en el Palacio de Carlos V, respetando la distancia de seguridad © Festival de Granada / Fermín RODRÍGUEZ

Festival Internacional de Música y Danza

Beethoven: Sinfonía Nº 9

Concierto participativo

Raquel Lojendio, Cristina Faus, Gustavo Peña, David Menéndez. Orquesta y Coro Ciudad de Granada. Dirección: Miguel Ángel Gómez Martínez. Palacio de Carlos V, 10 de julio de 2020.

Ni la distancia social, ni las medidas de protección convertidas en rutina los últimos meses han podido han doblegado la experiencia como gestor de Antonio Moral en su debut como director del Festival de Granada, una de las escasas excepciones de las citas estivales inmóviles ante la pandemia.

Como ocurriera en la inauguración, el Palacio de Carlos V agotó las localidades para esta Novena Sinfonía cargada de intención y que rendía homenaje a Beethoven. Toda precaución es siempre bienvenida, pero teniendo en cuenta el marco impuesto al ámbito musical surgen serias dudas sobre lo posible y el exceso de celo. Y es que las condiciones del espacio escénico permitían que los conjuntos corales ofrecieran el mejor resultado sin las mascarillas que decididamente obstaculizan una correcta emisión y como así hizo el cuarteto vocal.

"El director granadino afrontó esta 'Novena' con notable serenidad en el extenso 'Allegro' inicial, tono firme en el segundo tiempo y trazo amplio en el tercero, algo condicionado por la singularidad del espacio, para finalmente contrastar el 'Finale'"

Estas medidas, si bien condicionaron el desarrollo de la gran Sinfonía coral que corona el homenaje beethoveniano, apenas dañaron la emoción del reencuentro con ese auditorio plural que distingue las citas granadinas y por supuesto la resuelta batuta de Miguel Ángel Gómez Martínez. El director granadino afrontó esta Novena con notable serenidad en el extenso Allegro inicial, tono firme en el segundo tiempo y trazo amplio en el tercero, algo condicionado por la singularidad del espacio, para finalmente contrastar el Finale: presto con tiempos ágiles y comprometidos para el cuarteto vocal y los conjuntos corales preparados por Héctor Eliel Márquez.

La Novena del genio de Bonn rompe los esquemas clásicos sobre los que Beethoven construye la integral sinfónica hasta llevar la forma a los nuevos horizontes del Romanticismo donde el compositor es capaz de transformar una canción popular en toda una cantata dentro de una sinfonía en la que tienen cabida coro y solistas. Desde la galería superior del Carlos V el cuarteto vocal apenas tuvo opciones de empaste y en alguna ocasión la propia emisión de la orquesta puso a prueba la capacidad vocal de los solistas. Con todo, Raquel Lojendio caminó segura con proyección amplia llenando el espacio siendo particularmente precisa en contraste a lo dubitativo del canario Gustavo Peña, algo turbio en los agudos cuando no fagocitado por el conjunto sinfónico. Discreta, aunque apreciable, fue la aportación de Cristina Faus y algo más convincente la del barítono lírico David Menéndez.