‘Beatrice’ y la esencia del bel canto

París

26 / 02 / 2024 - Jaume ESTAPÀ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
beatrice paris La producción de 'Beatrice di Tenda' de Peter Sellars con Pene Pati y Theresa Kronthaler © ONP / Frank FERVILLE
beatrice paris La producción de 'Beatrice di Tenda' de Peter Sellars © ONP / Frank FERVILLE
beatrice paris La producción de 'Beatrice di Tenda' de Peter Sellars con Tamara Wilson y Quinn Kelsey © ONP / Frank FERVILLE

ONP

Bellini: BEATRICE DI TENDA

Nueva producción

Quinn Kelsey, Tamara Wilson, Theresa Kronthaler, Pene Pati, Amitai Pati, Taesung Lee. Dirección musical: Mark Wigglesworth. Dirección de escena: Peter Sellars. Opéra Bastille, 23 de febrero 2024.

Beatrice Lascaris di Tenda es un personaje histórico (1372-1418) al alba del quattrocento italiano; hija de un famoso condottier, mujer de gran carácter y no menor riqueza, viuda de un primer marido, a los cuarenta años se casó con el joven duque de Milán, Filippo Visconti (1392-1447) sobre quien tuvo un gran poder. Por razones políticas su marido la acusó de infidelidad y la mandó decapitar junto con su supuesto amante. En 1825, Carlo Tedaldi-Fores escribió y estrenó una tragedia sobre el antiguo suceso y ocho años más tarde, Vincenzo Bellini estrenó su ópera en la Fenice veneciana. Ahora la Opéra national de Paris presenta su primera producción de Beatrice di Tenda para introducirla en su repertorio.

Peter Sellars optó por una puesta en escena llana y lineal situando el primer acto en un jardín all’italiana (antecesor del jardín à la française), que podía representar el set de un estudio cinematográfico, en una excelente escenografía de George Tsypin y una luminotecnia de James F. Ingalls, compleja y de gran calidad. Trocando mentalmente las hayas y los setos por sillas y mesas, convirtió luego el jardín en la sala de un tribunal. Perfiló mayormente el trabajo dramático de los personajes en el segundo acto. Por lo demás, respetó el trabajo de los artistas que pudieron así cantar sin exigencias físicas impuestas y trató con gran inteligencia las siempre engorrosas apariciones y salidas del coro en escena.

"Tamara Wilson caracterizó su heroína mediante una emisión delicada, sin timbre particular en los recitativos y cantando a 'mezza-vocce', pero oscureció sus decires en momentos de tensión dramática"

Algo tardaron los cantantes para entrar en materia. Todo cambió con la aparición de la heroína de la noche, Tamara Wilson, como Beatrice, quien puso las cosas en su lugar desde su primera aparición mediante una emisión delicada, sin timbre particular en los recitativos y cantando a mezzavoce, pero oscureciéndola en momentos de tensión dramática, cuando era necesario subir la intensidad del canto. Cuidó especialmente los pasajes en coloratura y ofreció una gran lección de bel canto. Apúntese, sin embargo, el gran servicio que le prestó Mark Wigglesworth, soberbio en el podio a lo largo de la noche, ordenando a la orquesta un volumen mínimo para no entorpecer su trabajo.

Los personajes de Agnese y Orombello, interpretados por Theresa Kronthaler Pene Pati, ofrecieron el primer diálogo de la obra, musicalmente muy interesante, con alguna flojedad, dudas y notas oscuras. Al lado de Wilson, el tenor samoano, sin embargo, recuperó todas sus cualidades con una voz brillante, gesto dulce y sereno, altivo frente a sus enemigos y también muy maltrecho al final a causa de la tortura. También Kronthaler ganó en autoridad y buen canto en sus sucesivas apariciones.

Quinn Kelsey, como Filippo Visconti, se mostró algo dudoso durante la primera escena, pero su voz fue cobrando seguridad gracias en particular a los múltiples recitativos de la obra y acabó la noche con su maravillosa aria (“Rimorso in lei?”) en la cual hizo gala de una emisión generosa, fluida, potente, de timbre masculino y cálido. No se olviden finalmente los dos papeles secundarios extraordinariamente bien ejecutados por Amitai Pati (Anichino) y Taesung Lee (Rizzardo).

Al mando de ChingLien Wu, el coro, pletórico, muy al tanto de las sucesivas repercusiones de la acción, cantó con gran propiedad.  * Jaume ESTAPÀ, corresponsal en París de ÓPERA ACTUAL