Espectacular retorno del drama de 'Juan José'

Madrid

09 / 04 / 2024 - Mario MUÑOZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
sorozábal madrid Saioa Hernández y Vanessa Goikoetxea en 'Juan José' © Teatro de La Zarzuela / Elena DEL REAL
sorozábal madrid Saioa Hernández y Alejandro del Cerro en 'Juan José' de Sorozábal © Teatro de La Zarzuela / Elena DEL REAL
sorozábal madrid Juan Jesús Rodríguez como Juan José © Teatro de La Zarzuela / Elena DEL REAL

Teatro de La Zarzuela

Sorozábal: JUAN JOSÉ

Saioa Hernández, Juan Jesús Rodríguez, Vanessa Goikoetxea, Alejandro del Cerro, María Luisa Corbacho, Simón Orfila, Luis López. Coro Titular del Teatro de la Zarzuela. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Dirección musical: Miguel Ángel Gómez-Martínez. Dirección de escena: José Carlos Plaza. 4 de abril de 2024.

Pocas músicas de Sorozábal demuestran tan abiertamente el nivel de preciosismo sonoro, matización dinámica y color orquestal que aplicaba el maestro guipuzcoano al drama como Juan José (ver previa en este enlace). Las necesidades de su última ópera son muchas: un foso orquestal que entienda los devaneos expresionistas de la partitura, un director que apueste por construir dinámicas intermedias y, por encima de todo, un reparto que sepa moderar el voluntarioso primer acto, la carrera de fondo del segundo y el desbordamiento emocional del tercero. A eso hay que sumarle lo puramente teatral: Sorozábal subtituló la obra como drama lírico popular, aunque en realidad hay más de escaparate de una pretendida conciencia de clase y de un sentir proletario que nada tiene que ver con lo folclórico. No es una zarzuela disfrazada, sino una ópera protesta. En resumen, como decía su propio autor en 1979, “para escribir una ópera en España es necesario, aparte de ser músico, ser un perfecto idiota”.

En 2016 se subió por fin la partitura al escenario del Teatro de La Zarzuela con idénticos directores musical y escénico que es esta ocasión, y el retorno durante esta temporada le ha sentado bien a una obra que probablemente no se incorpore a repertorio, pero que merece varias escuchas. La dirección musical parece más asertiva que entonces, y Miguel Ángel Gómez-Martínez redujo las dificultades de la voz para ayudar a un canto con menor esfuerzo y balanceando el volumen para no tapar a los intérpretes. Notable rendimiento de la orquesta en el foso.

"Juan Jesús Rodríguez, en el papel de Juan José, empujó lo vocal desde lo teatral, el drama de la incultura como la base de su canto y el resultado fue impresionante"

El reparto, en cualquier caso, era lo que justificaba la revisión, con voces de primera línea entregadas al vaivén expresionista de la partitura. El recorte dramático de Sorozábal sobre los personajes del original de Joaquín Dicenta funciona para contrastar mejor al dúo protagonista. Juan Jesús Rodríguez, en el papel de Juan José, empujó lo vocal desde lo teatral, el drama de la incultura como la base de su canto. El resultado fue impresionante, con una voz de notable densidad, caudal generoso y toda la oscuridad de su personaje en el propio timbre. Por su parte, la Rosa de Saioa Hernández jugó a la ambivalencia de su aparente fragilidad cotidiana compensada por la fuerza del canto y la belleza del fraseo. También a gran nivel la Toñuela de Vanessa Goikoetxea, con toda su carga de inconsciencia, y el espíritu cínico del Cano de Luis López. Sumándose al elevado nivel de calidad estuvieron Alejandro del CerroSimón Orfila.

Los conceptos de base del montaje de José Carlos Plaza hacen que el tiempo no parezca afectar a su propuesta, con una escenografía que abraza abiertamente la sobriedad y los ambientes opresivos. Irónicamente, es más angustiosa la atmósfera en la taberna que la de la propia cárcel. Tal vez lo mejor radique en su sentido subjetivo, que permite que los espacios sean la manifestación física de los estados de ánimo de sus protagonistas. De ahí el pesimismo imperante. En resumen, aplaudido regreso de una ópera que tiene aún recorrido y cuya espiral envilecida sigue conmoviendo como retrato, es de esperar, de otros tiempos. Mario MUÑOZ, crítico de ÓPERA ACTUAL