‘Armide’ en la Opéra-Comique, 'L’amour, l’amour, l’amour!'

París

19 / 06 / 2024 - Jaume ESTAPÀ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
lully paris La nueva producción de 'Armide' de Lilo Baur © Opéra-Comique / DR S. BRION
lully paris La nueva producción de 'Armide' de Lilo Baur © Opéra-Comique / DR S. BRION
lully paris Ambroisine Bré como Armide © Opéra-Comique / DR S. BRION

Opéra-Comique

Lully: ARMIDA

Nueva producción

Ambroisine Bré, Cyrille Dubois, Edwin Crossley-Mercer, Anas Séguin, Lysandre Châlon, Enguerrand de Hys, Florie Valiquette, Apolline Raï-Westphal, Abel Zamora. Les Talents Lyriques. Les Elements. Dirección musical: Christophe Rousset. Dirección de escena: Lilo Baur. Sala Favart, 17 de junio de 2024.

La trágica historia de la maga Armide algo tiene de la de la diosa Cibeles también salida de la pluma de Philippe Quinault, libretista preferido de Jean-Baptiste Lully. Solo que, si la maga se resigna a la pérdida de Renaud, el humano al que ella ama –su enemigo en el campo de batalla–, la diosa Cibeles castiga la traición de Atys con la muerte, sentencia que luego suaviza transformando al traidor en un árbol. Consciente de este paralelismo, Bruno de Lavenère, responsable de la escenografía de esta nueva producción de la Opéra-Comique (ver reportaje en este enlace), plantó en el centro del escenario un suntuoso árbol de tronco atormentado y poderoso, sin hojas, como queriendo advertir al héroe Renaud del peligro que corría al despreciar los avances amorosos de Armide. Lilo Baur acertó con su puesta en escena y dio también en el blanco con la dirección de actores, quienes adoptaron un dramatismo que se podría calificar de moderno, lejos, pues, de la dinámica del teatro barroco, y sin menoscabo con los textos del libreto, elegantes, explícitos, de perfecta sintaxis.

Sin ninguna duda fue el foso el alma de la noche; Christophe Rousset al frente de sus maestros mantuvo durante más de dos horas la tensión dramática brindando, énfasis, colores, lucidez, claridad, entusiasmo y fluidez. A lo largo de la velada se reconoció la acidez, la probable autenticidad del sonido emitido por Les Talents Lyriques, fruto de sus instrumentos y de la destreza de sus músicos.

"Ambroisine Bré, aunando gesto y firmeza vocal, se mantuvo firme en sus decires desde un buen principio en el papel de la maga Armide"

Ambroisine Bré, aunando gesto y firmeza vocal, se mantuvo firme en sus intervenciones como Armide y lo mismo puede decirse de la prestación de Cyrille Dubois como Renaud, de prosodia cristalina y generosa y cantabile de ancho espectro. Florie Valiquette y Apolline Raï-Westphal, indecisas en la secuencia inicial –alegorías de la Gloria y la Sabiduría–, se afirmaron después en sus roles. Sorprendió la intervención decidida y viril de Anas Séguin como El Odio. Aportaron una contribución vocal positiva Lysandre Châlon –Ubalde– y Enguerrand de Hys –Chevalier Danois–, los compinches de Renaud. El registro grave bien templado de Edwin Crossley-Mercer –Hidraut– aportó tranquilidad al primer acto.

Destáquese finalmente la actuación del coro dirigido por Joël Suhubiette, vocalmente perfecto, que se asoció a los seis bailarines –autores también de la coreografía– en movimientos de conjunto de gran efecto para ilustrar los momentos de ballet. * Jaume ESTAPÀ, corresponsal en París de ÓPERA ACTUAL