Anna Alàs y un buen discurso musical, pero truncado

Barcelona

09 / 06 / 2021 - Antoni COLOMER - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Anna Alàs / operaactual.com Anna Alàs © Silvia PUJALTE

Palau de la Música Catalana

Recital ANNA ALÀS

Obras de Blancafort, Magrané, Montsalvatge y Schumann. Anna Alàs i Jové, mezzosoprano. Alexander Fleischer, piano. Petit Palau de la Música Catalana, 7 de junio 2021.

La ausencia de programas de mano impresos en los conciertos y recitales debido a las medidas sanitarias impuestas a los auditorios ha provocado, en algunos intérpretes, la necesidad de explicar el repertorio planteado. Una tendencia que se ha ido extendiendo y que, si bien puede aportar información interesante, llevada al extremo puede crear cortocircuitos que trunquen la dinámica de una velada musical. Más aún en el caso de un recital liederístico, que necesita de la construcción progresiva de un clima que contribuya a la creación de auténtica emoción.

Esta problemática puede aplicarse a muchos recitales recientes, y el que la mezzosoprano catalana Anna Alàs ofreció en el Petit Palau, en el marco de la Schubertíada Barcelona, se ha visto perjudicado por este motivo. Vaya por delante que la calidad y musicalidad de Alàs está fuera de toda duda, pero la detallada explicación de cada una de las piezas por parte de la cantante rompió cualquier continuidad y el necesario elemento orgánico a su recital lastrando, en esta ocasión, su propuesta.

Nacida en Catalunya pero asentada en Berlín, Alàs está desarrollando una considerable carrera internacional. Su repertorio es amplio y abarca desde la música barroca hasta la contemporánea, pasando por Mozart o el bel canto, siempre demostrando una musicalidad y adecuación estilística encomiable. La voz, manejada con una sólida base técnica, posee un color particular y oscuro en los registros central y grave, en los que, por momentos, asoma cierta guturalidad que, bien dosificada, aporta personalidad al timbre. El fraseo es siempre elegante y la afinación impecable.

"Destacó la intensidad dramática que impuso Alàs, desde el primer momento, en los 'Gedichte der Königin Maria Stuart', que se adaptan a la perfección a sus medios vocales y sensibilidad"

Su recital en el Petit Palau se enmarcaba en el ciclo del CNDM y la Schubertíada que se está desarrollando con un definido eje temático: la relación y contraste entre la obra liederística de Schumann y la música de influencia u origen mediterráneo. Así, el programa estaba estructurado en dos bloques, el primero dedicado a la canción catalana, con obras de Blancafort, Magrané y Montsalvatge, y el segundo al compositor de Zwickau. Fue en esta segunda parte, lo mejor del recital, donde Anna Alàs puso de manifiesto su alma de liederista. Destacó la intensidad dramática que impuso, desde el primer momento, en los Gedichte der Königin Maria Stuart, que se adaptan a la perfección a sus medios vocales y sensibilidad. Tanto aquí como en los posteriores Sieben Lieder von Elisabeth Kulmann, de perfil más lírico, fue donde la voz sonó más plena y bien proyectada y la expresividad más auténtica y profunda.

El recital arrancó con las Quatre cançons de Manuel Blancafort, un tanto planas a nivel expresivo a causa, en parte, de una dicción poco inteligible que, curiosamente, no se dio en las canciones en castellano y alemán. A continuación, Alàs y el pianista Alexander Fleischer estrenaron en territorio español el ciclo de Joan Magrané Tres poesies de Bartomeu Rosselló-Pòrcel. En ellas, y a través de un sutil juego tímbrico, la mezzo consiguió bellos efectos, como en el hipnótico final de «Inici de campana», la primera canción del ciclo.

En las célebres Cinco canciones negras, de Xavier Montsalvatge, Alàs regaló elegantes recreaciones de las dos piezas más intimistas del ciclo: «Punto de Habanera» y «Canción de cuna para dormir a un negrito». Fleischer acompañó con oficio y pulcritud, en líneas generales con una paleta expresiva limitada que se amplió exponencialmente en el último ciclo de Schumann, donde se mostró más desinhibido y expresivo. * Toni COLOMER, corresponsal en Barcelona de ÓPERA ACTUAL