Andrè Schuen, el canto y sus colores

Valencia

03 / 04 / 2023 - César RUS - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Schuen Valencia El barítono Andrè Schuen y el pianista Daniel Heide en Valencia © Palau de Les Artrs / Mikel PONCE

Palau de Les Arts

Recital de ANDRÈ SCHUEN

Obras de Brahms. Daniel Heide, piano. 1 de abril de 2023.

Desde el punto de vista estrictamente musical, este fue, sin duda, todo un acontecimiento, y por varias razones: por un lado, suponía el debut en el Palau de Les Arts del barítono Andrè Schuen, una de las estrellas del Lied de la actualidad, y, por otro, interpretaba Die schöne Magelone, Op. 33, de Brahms, uno de los grandes ciclos de canciones del repertorio y, sin duda, una de las grandes contribuciones del compositor al mundo del Lied. Por ello fue una pena tanto el escaso público que acudió al recital, como el empeño de un sector del mismo en aplaudir cada una de las canciones, rompiendo el necesario silencio. A Valencia le queda aún recorrido para contar con un público conocedor y amante de este tipo de música.

"Vocalmente es imposible no dejarse seducir por ese timbre recio y claro a la vez, por esa voz expresiva y aterciopelada a la par, todo ello con un canto puro"

Al margen de estas consideraciones, y en lo que respecta a la descripción de la velada, solo se puede subrayar la extraordinaria versión de Schuen, al nivel de cualquier leyenda del pasado y del presente. Vocalmente es imposible no dejarse seducir por ese timbre recio y claro a la vez, por esa voz expresiva y aterciopelada a la par, todo ello con un canto puro, sin artificio, sin excesos, con una técnica que le permite conseguir con naturalidad cualquier detalle dinámico en todo el registro; todo ello sin recurrir a vacuos efectos, sino siempre al servicio de la música y el texto. En ese sentido, hay que destacar su impecable dicción y su capacidad para colorear cada palabra, evocando todas las atmósferas de estos textos de reminiscencias medievales. En definitiva, una interpretación ante la que inclinarse en lugar de aplaudir.

A su lado contó con el excelente pianista Daniel Heide, quien ofreció el mismo rigor y dedicación que su colega. Supo encontrar en el piano los colores ideales en comunión con el texto y la voz del barítono. Ofrecieron dos propinas, Morgen de Richard Strauss y el Wiegenlied de Brahms.  * César RUS, corresponsal en Valencia de ÓPERA ACTUAL