Ainhoa Arteta se reinventa como gran actriz

Jerez de la Frontera

29 / 01 / 2024 - Jesús SÁNCHEZ-FERRAGUT - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
butterfly jerez Ainhoa Arteta como Cio-Cio San y Enrique Ferrer como Pinkerton en 'Madama Butterfly' © Teatro Villamarta / Esteban ABIÓN
butterfly jerez Ainhoa Arteta como Cio-Cio San y Cristina del Barrio como Suzuki © Teatro Villamarta / Esteban ABIÓN
butterfly jerez La producción de 'Madama Butterfly' de Pablo Viar en el Teatro Villamarta © Teatro Villamarta / Esteban ABIÓN

Teatro Villamarta

Puccini: MADAMA BUTTERFLY

Ainhoa Arteta, Enrique Ferrer, Àngel Òdena, Cristina del Barrio, Javier Castañeda, Manuel de Diego. Orquesta Filarmónica de la Mancha. Dirección musical: Carlos Domínguez-Nieto. Dirección de escena: Pablo Viar. 26 de enero de 2024.

La soprano guipuzcoana Ainhoa Arteta triunfó en su querido Teatro Villamarta de Jerez y lo hizo fortaleciendo la teatralidad del personaje Cio-Cio San de Madama Butterfly (ver previa en este enlace), en cuyo retrato puso todo de su parte para salvar los obstáculos vocales archiconocidos de esta ópera que narra la desdicha de la jovencísima protagonista japonesa. Arteta aportó momentos verdaderamente mágicos, en los que supo aprovechar el cielo azul y estrellado del decorado de Nagasaki para hacer soñar al público («Vogliatemi bene» del primer acto) al que tuvo totalmente embelesado en el dúo con el teniente de la marina Pinkerton. La verdad que, al menos en la escena, a la Butterfly de la tolosana le sienta estupendamente bien la compañía del blanco uniforme del teniente de los Estados Unidos. Es cierto que el «Un bel di vedremo» que interpretó no pasará por ser el mejor de su vida, pero tampoco por el peor, ni mucho menos. La línea de canto que mantuvo durante toda la ópera fue excelente, y consiguió diferenciar esta representación de otras, tras construir un triángulo rotundo y contundente con Àngel Òdena y Cristina del Barrio en los papeles de Sharpless y Suzuki, respectivamente. Ambos compartieron el triunfo de Arteta destacando, en la lógica medida de sus papeles, en una ópera que hace concesiones casi exclusivamente a la protagonista.

"La interpretación de Ainhoa Arteta tuvo momentos verdaderamente mágicos, en los que supo aprovechar el cielo azul y estrellado del decorado de Nagasaki para hacer soñar al público"

Sin embargo, ese equilibrio entre Cio-Cio San, Sharpless y Suzuki no se vio acompañado con la voz del tenor Enrique Ferrer, que sin quitar mérito a su interpretación ni a su clara dicción, se vio un poco disminuido entre sus compañeros en cuanto a proyección. Del resto del elenco, cabe destacar las intervenciones de Javier Castañeda (El Bonzo) y Manuel de Diego (Goro).

Las incertidumbres de la orquesta se resolvieron sin mayor problema, y la Filarmónica de La Mancha, bajo la dirección de Carlos Domínguez-Nieto, tuvo una actuación correcta: en el estreno de esta producción en 2019, la Orquesta de Córdoba ocupó el foso del Villamarta y esta vez estaba anunciada la Filarmónica de Málaga. Los tenores y sopranos del Coro del Teatro Villamarta pusieron su granito con un digno coro a bocca chiusa, en una ópera no escrita para grandes masas.

La producción y la escena no sufrieron apenas variaciones respecto del montaje original, solo pequeños retoques sin trascendencia. El público jerezano estaba con ganas de ver a una de sus cantantes preferidas volver a triunfar en las tablas del Villamarta y aplaudió con ganas a una Arteta emocionada. Ahora le toca el turno al nuevo director gerente del teatro, el jerezano Carlos Granados, joven con formación y experiencia, impulsar la lírica en Jerez con la mejor suerte posible.  * Jesús SÁNCHEZ-FERRAGUT, corresponsal en Jerez de la Frontera de ÓPERA ACTUAL