ABAO triunfa en el estreno de su temporada

Bilbao

23 / 10 / 2023 - Nora FRANCO MADARIAGA - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
abao romeo Una escena de 'Roméo et Julietta' en Bilbao © ABAO / Enrique M. ESQUIBEL
abao romeo Una escena de 'Roméo et Julietta' en Bilbao © ABAO / Enrique M. ESQUIBEL
abao romeo Una escena de 'Roméo et Julietta' en Bilbao © ABAO / Enrique M. ESQUIBEL

ABAO Bilbao Opera

Gounod: ROMÉO ET JULIETTE

Nueva producción. Inauguración de la temporada

Javier Camarena, Nadine Sierra, Anna Alàs i Jové, Andrzej Filończyk, Marko Mimica, Alejandro del Cerro, Gerardo López, Itxaro Mentxaka, Isaac Galán, José Manuel Díaz, Fernando Latorre, Juan Laborería. Dirección musical: Lorenzo Passerini. Dirección de escena: Giorgia Guerra. Palacio Euskalduna, 21 de octubre de 2023.

Cada estreno de ópera tiene mucho de apuesta. Hay que jugársela intentando acertar con un título, una producción, unos cantantes… Y cruzar los dedos para que se dé la conjunción astral que haga que todo encaje, que todo fluya por el cauce adecuado y que sea del agrado del público. Esta vez, en el estreno de su temporada, los astros fueron propicios para ABAO Bilbao Opera y su apuesta por un título del repertorio francés, Roméo et Juliette, de un estilo alejado de la comodidad y seguridad del popular gusto italiano.

En este montaje de Giorgia Guerra la obra de Gounod brilló ya desde el prólogo, con una Euskadiko Orkestra noble, bien empastada y dúctil, atenta al –forzadamente exagerado– gesto de Lorenzo Passerini, abriéndose a una escenografía de Federica Parolini amplia y diáfana, desnuda salvo por un polivalente prisma rectangular –que, como eje central del discurso escénico, hizo girar en torno a sí, literal y figuradamente, toda la acción de la trama– brindando un espacio valiosísimo para los numerosos y abigarrados movimientos. Las acertadas videoproyecciones de Imaginarium Studio junto a la iluminación de Fiammetta Baldiserri vistieron el espacio escénico más que adecuadamente, resultando un acierto esta espartana escenografía.

No fue tan acertada, en cambio, la decisión de la directora de escena de incluir varios momentos de ballet en los números del coro cuando es sabido que, en general, sus miembros no han sido llamados por las musas para recorrer el camino de la danza. En su conjunto, en todo caso, la dirección escénica y la propuesta teatral de Giorgia Guerra funcionó con su lectura ayudando en gran medida a la credibilidad de la acción, de la trama y de la definición de los personajes.

Desde el punto de vista musical, contribuyó decididamente el fabuloso trabajo interpretativo de todo el reparto, desde los habituales Fernando Latorre, José Manuel Díaz, Gerardo López e Itxaro Mentxaka, buenas voces de gran oficio, hasta los debutantes en ABAO, Juan Laborería, Alejandro del Cerro y Anna Alàs i Jové, con voces muy interesantes y estupenda presencia escénica. Las voces graves de Isaac Galán, Andrzej Filończyk y Marko Mimica, también conocidos en este escenario, fueron muy aplaudidas.

"El tenor Javier Camarena interpretó al joven Roméo formidablemente, con una voz de gran claridad, un timbre agradablemente metálico, una emisión con mucha punta"

Pero fueron los dos protagonistas del drama los que llegaron a cotas superiores; Javier Camarena interpretó formidablemente al joven Roméo con una voz de gran claridad, un timbre de una emisión con mucha punta pero, al mismo tiempo, con un sonido sin aristas, homogéneo en toda su tesitura, con agudos bien asentados y libres. El tenor mexicano cantó con elegancia y aplomo, sin dar ningún indicio de estar debutando el rol, dejando memorables momentos como en “Ah! Lève-toi soleil”. Nadine Sierra, como la joven Juliette, realizó una interpretación espectacular, con una voz de envidiable ligereza, pero corpórea y bien coloreada. Con sutiles y delicados pianísimos, imprimió a su voz toda la dulzura del personaje, pero también supo transmitir pasión y sentimiento; solo el sobreagudo, de tan etéreo y volátil, pareció perder solidez en algún momento. Ambos solistas despertaron una cantidad de sinceras ovaciones como no se recuerdan por aquí, señal inequívoca del indiscutible éxito de este inicio de temporada.  * Nora FRANCO MADARIAGA, corresponsal en Bilbao de ÓPERA ACTUAL