MI VERSIÓN FAVORITA

 
El Festival de verano de San Lorenzo de El Escorial y la Quincena musical de San Sebastián programan entre julio y agosto una Italiana con Marianna Pizzolato.
 
ÓPERA ACTUAL 215
(JULIO-AGOSTO 2018)
 
 
G. Simionato, C. Valletti, M. Petri, M. Cortis, G. Sciutti. Dir.: C. M. Giulini. Urania URN 22275. 1 Cd. (1954). 2005.
 
Hay veces en que hay que dejar al purismo de lado. Esta regocijante Italiana no pasaría el fielato de la corrección filológica ante la desmesura de los cortes en ella practicados, y no solo en el siempre sufrido recitativo, sino en páginas importantes como la segunda aria del tenor o el “Già d’insolito ardore” de Mustafà. Pero esta indisciplina musical, producto a la vez de los condicionantes del soporte de la época y del escaso respeto por las intenciones del compositor –lo de los libretistas vendría muchos años después–, no puede hacer palidecer la luminosa dirección de Giulini y la gloriosa participación de los principales cantantes reunidos para la ocasión. Aunque alguna benevolencia sería necesaria para incluir en el lote a Mario Petri, de timbre ingrato aunque de correcta tipología vocal, tanto Giulietta Simionato como Cesare Valletti están por encima de toda ponderación. La mezzosoprano, de emisión suntuosa y elástica en una voz siempre timbrada, hace predominar la ironía sobre el desenfado y Valletti ofrece un fraseo nítido y desembarazado y pese a un agudo algo plano es un Lindoro de diseño. Cortis y la Sciutti cierran el cuadro con absoluta competencia, aunque el sobreagudo de la soprano en el finale primo resulta un tanto apurado. A esta desternillante página, por cierto, Giulini consigue darle una transparencia y variedad que no tienen igual en el mundo del sonido grabado.  * Marcelo CERVELLÓ
 
M. Horne, S. Ramey, E. Palacio, D. Trimarchi. N. Zaccaria, K. Battle, C. Foti. Dir.: Scimone. Erato. 2 Cd. 1980.
 
Solo por disfrutar de la colosal lección  de canto rossiniano impartida por Marilyn Horne, esta versión vale su peso en oro. Horne cimentó su gloria como una de las grandes mezzos de su tiempo precisamente con los grandes roles de Rossini y Händel. Llegaron las versiones historicistas y apareció una nueva y espléndida generación de vo­­ces rossinianas –con Cecilia Bartoli, Juan Diego Flórez y Joyce DiDonato como referentes–, pero conviene no olvidar la sabiduría, la técnica prodigiosa y el dominino absoluto de la coloratura alcanzados por Horne, dotada además de gran vis cómica y carácter. Su deslumbrante Isabella, como sucede con la creación de Teresa Berganza, es de obligado conocimiento. Este registro, con casi 40 años a sus espaldas, es una inmejorable oportunidad para disfrutar de su arte con la chispeante, enérgica y brillante dirección de Claudio Scimone al frente de I Solisti Veneti. También resulta magnífico el Mustafá de Samuel Ramey, cantado con una calidad vocal, una expresividad y un dominio del estilo fuera de serie; y continúan los aciertos con el impecable Lindoro de Ernesto Palacio, maestro y agente artístico de Flórez, seguro en las agilidades, solvente en los agudos y escrupuloso en el estilo, y el Taddeo de Domenico Trimarchi, en la mejor tradición bufa. Nicola Zaccaria, es un gris y olvidable Haly. A destacar la dulce Elvira de una muy joven Kathleen Battle y la correcta Zulma de Clara Foti.  * Javier PÉREZ SENZ
 
 
T. Berganza, L. Alva, F. Corena, R. Panerai, P. Montarsolo. Dir.: S. Varviso. Decca 417828-2. 2 Cd. (1963) 1989.
 
 
Por suerte, ante L’italiana in Algeri de Gioachino Rossini hay mucho por escoger. Claro que esto también supone un problema, cuando de lo que se trata es de recomendar un registro indispensable en la fonoteca de todo operófilo. Las cuatro versiones de Claudio Abbado –tres en directo y una en estudio– pueden ser buenas opciones, así como la dirigida por Jesús López Cobos. Pero el registro que comentamos en estas líneas decanta ligeramente la balanza por varios motivos. En primer lugar por la joven, fresca y chispeante Isabella interpretada por la mezzo española Teresa Berganza, que a la sazón contaba 28 primaveras y había alcanzado ya la categoría de una estrella deslumbrante en el firmamento rossiniano. En segundo lugar, por el Mustafà encarnado por Fernando Corena, de comedido histrionismo pero de irresistible comicidad, totalmente compenetrado con el gran Rolando Panerai en la piel de un Taddeo de medios insultantemente sobrados. Luigi Alva, por su parte, es un Lindoro ligerísimo, de voz pequeña aunque de fraseo inmaculado y dicción pluscuamperfecta. Otro grande como Paolo Montarsolo, que sería con el tiempo otro Mustafà de referencia, asume aquí el breve rol de Haly. Un director de oficio como Silvio Varviso empuña la batuta con pleno conocimiento de causa, en un registro que, reprocesado digitalmente, conserva la frescura y espontaneidad de las pistas originales.  * Jaume RADIGALES
 
 
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00