Opéra National de Lyon
Donizetti VIVA LA MAMMA!
Patrizia Ciofi, Charles Rice, Clara Meloni, Laurent Naouri, Enea Scala, Pietro Di Bianco. Dirección musical: Lorenzo Viotti. Dirección de escena: Laurent Pelly. 22 de junio de 2017.
 
Patrizia Ciofi, protagonista de Viva la mamma! © Opéra National de Lyon / Stofleth 
 
La Ópera de Lyon estrenó Viva la mamma! de Donizetti en coproducción con el Grand Théâtre de Ginebra, el Regio de Turín y el Liceu de Barcelona, una amable parodia que presenta el día a día de una pequeña compañía teatral de la Italia del sur con sus reyertas, sus dificultades y su mediocridad artística, en un tono caricaturesco cercano a la bufonada. Durante la obertura, una mujer cargada de paquetes sale de un modesto aparcamiento acondicionado al fondo del escenario de un teatro semiderruido. En el primer acto la poco habitual ambientación es subrayada por la presencia de los personajes, que parecen salir de una foto antigua y que se identificarán paulatinamente con las invectivas que se requieren, la prima donna, el primo tenore, el director de orquestaEl efecto cómico está asegurado y como se supone que se trata de intérpretes lamentables todos se esfuerzan en dar la impresión de no cantar afinados. Cabe resaltar el esfuerzo realizado en este sentido por Patrizia Ciofi (Prima donna) que consigue dar a su virtuosismo acrobático el aspecto de un pasaje mal cantado. La aparición de la Mamma, rol en travesti interpretado por Laurent Naouri, supuso uno de los momentos más regocijantes del espectáculo; en lugar de ofrecer una mera caricatura, Naouri presentó a un personaje fuerte que dominaba la escena con naturalidad, aunque siempre con un canto desafinado. Por suerte, la obra tiene algunos números de conjunto de hermosa factura que obliga a los artistas a una correcta emisión.
La segunda parte, más corta e inacabada, se completó con varias arias de otras óperas de Donizetti presentadas ahora en una escenografía con un teatro en todo su esplendor, a punto para la representación de la ópera Rómulo y Ersilia, objeto de las discusiones de los artistas en la primera parte. Todos aportaron su personalidad y su fantasía y cuando el ensayo y el proyecto artístico son suspendidos, todo el mundo desaparece de puntillas… A la francesa (o a la inglesa, según los franceses).
Todo lo narrado queda muy divertido gracias al talento que se observa en la puesta en escena de Laurent Pelly y tanto los solistas como la orquesta del teatro estuvieron muy bien respaldados por el joven director Lorenzo Viotti, de quien se espera poder apreciar de nuevo su trabajo en un próximo futuro. Durante el mes de julio esta ópera fue retransmitida en pantalla gigantes en 14 localidades de la región francesa de Auvernia-Ródano-Alpes.  * Teresa LLACUNA