Gran Teatre del Liceu
Mozart DON GIOVANNI
Mariusz Kwiecien, Simón Orfila, Carmela Remigio, Dmitry Korchak, Miah Persson, Julia Lezhneva, Valeriano Lanchas, Eric Halfvarson. Dirección: Josep Pons. Dirección de escena: Kasper Holten. 19 de junio de 2017.
 
Intérpretes de Don Giovanni en Barcelona © Gran Teatre del Liceu / Antoni Bofill
 
Los espectadores españoles pudieron ver esta coproducción del Liceu con la Royal Opera House de Londres en los cines cuando se realizó su estreno en 2014. Pero nada como el disfrute de la obra en directo para apreciar todos los matices de esta genial partitura mozartiana y del moderno montaje, que en Barcelona fue largamente aplaudido por el público que llenaba el Liceu. Kasper Holten presentó a un Don Giovanni encantador con cuanta fémina se le pone por delante; todas caen rendidas a sus pies. Incluso Donna Anna, que sabe desde el principio quién es el amante seductor y que ha matado a su padre en la primera escena; pero hasta que no descubre la verdadera vileza del personaje, no reaccionará en contra. 
La producción se basa únicamente en la mansión del libertino, que va girando mientras las proyecciones en un sofisticado e innovador sistema de mapping en 3D se va acoplando a la estructura en pleno movimiento creando diferentes espacios escénicos, denotando situaciones emocionales con el colorido o simplemente invadiendo con los cientos de nombres de sus amantes toda la fachada. También muestra los cadáveres que va dejando el personaje a lo largo de su turbulento devenir. Un excelente vestuario que se mueve entre el siglo XVIII y el XIX y una dirección de actores muy trabajada consiguen, junto a una muy cuidada iluminación, una atmósfera ideal para escenificar una de las óperas más populares del repertorio. 
El barítono polaco Mariusz Kwiecien, que estrenó la producción en Londres, destacó por la nobleza de su porte y por la versatilidad actoral que imprime al personaje; todo un seductor que a nivel vocal destacó por su bella emisión y cuidada técnica. De nuevo el Liceu dio oportunidad a un cantante español para interpretar un primer papel: Simón Orfila, como Leporello, ofreció una de sus mejores actuaciones en Barcelona gracias a la calidad de su timbre y a una destacada interpretación actoral. A pesar de un comienzo algo dubitativo, a su lado destacó la Donna Anna de Carmela Remigio, una soprano de porte mediterráneo muy acorde con el personaje, capaz de asumir el temperamento y la belleza melódica de tan destacado personaje. 
La Donna Elvira de la soprano sueca Miah Persson, una gran mozartiana, imprimió color y personalidad a este rol, en el que se echó en falta un registro agudo más consolidado. Muy interesante y aplaudida la Zerlina de Julia Lezhneva gracias a un control de la emisión y del fraseo extraordinario, así como sus espectaculares agudos y agilidades. El Don Octavio de timbre algo más lírico de lo habitual de Dmitry Korchak bordó con excelencia sus arias. Muy destacado el Comendatore de Eric Halfvarson, a quien no hubo que amplificar su voz en la escena de la cena dado su generosa emisión. Muy correcto el Masetto de Valeriano Lanchas. 
Josep Pons dirigió con gran eficacia esta gran ópera mozartiana al mando de una Simfònica del Liceu cada vez mejor pertrechada. Un importante éxito, muy bien recibido por el público, que afianza una vez más el proyecto liceísta.   * Fernando SANS RIVIÈRE