Gran Teatre del Liceu
Concierto JOYCE DiDONATO
Obras de Händel, Leo, De’ Cavalieri, Purcell, Gesualdo y Pärt. Il Pomo d’Oro. Dir.: Maxim Emelyanichev. Dirección de escena: Rolf Pleger. 4 de junio de 2017.
 
Joyce DiDonato, en Barcelona © Gran Teatre del Liceu / Antoni Bofill
 
La breve gira de Joyce DiDonato por España le llevó al Liceu barcelonés en compañía de la lujosa agrupación musical Il Pomo d’Oro, su director Maxim Emelyanichev y el aderezo escénico-coreográfico firmado por Manuel Palazzo y Rolf Pleger, para poner en pie el contenido del disco editado por Erato y comentado ya en estas mismas páginas (ÓPERA ACTUAL 195). Espectáculo muy bien preparado, con participación muy activa de la cantante en poses, apartes con los músicos y discurso alusivo a la actualidad del programa al final, donde se demostró, por si había necesidad de hacerlo, que para un artista de primera línea el sonido grabado no podrá nunca reproducir el impacto de la ejecución en vivo. Las gradaciones dinámicas, las sutilezas tímbricas y el fervor en los acentos se realzan con el contacto directo con el público y si, por ejemplo, el doloroso inicio de “Pensieri, voi mi tormentate” puede parecer demasiado efectista en la grabación o si el acompañamiento de la flauta de Anna Funk en “Augelletti, che cantate” parece allí un poco exhibicionista, en la atmósfera creada en la sala todo acaba teniendo sentido.
 
La mezzo norteamericana estaba exultante de voz y pudo recrearse en el cincelado de las frases y en los estallidos de fuerza sin preocupaciones suplementarias. Emelyanichev dirigió todo el programa, incluidos los fragmentos puramente orquestales, con fina precisión y ni los paseos danzantes de Palazzo ni las difusas proyecciones en vídeo de Yousef Iskander redujeron la intensidad de la relación entre la cantante y el público. Tras su elocución final, DiDonato se recreó en un “Morgen!” straussiano de gran calado, habiendo regalado antes como propina el “Par che di giubilo” del Attilio Regolo de Jommelli que no se había incluido en el programa. Un concierto reconfortante.  * Marcelo CERVELLÓ