Staatsoper
Beethoven FIDELIO
Camilla Nylund, Chen Reiss, Peter Seiffert, Albert Dohmen, Günther Groissböck, Jorg Schneider, Boaz Daniel. Dirección: Cornelius Meister. Dirección de escena: Otto Schenk. 30 de mayo de 2017.
 
Camilla Nylund protagonizó Fidelio en Viena © Wiener Staatsoper / Michael Pöhn 
 
La hermosa y ya histórica producción de Otto Schenk con la escenografía de Günther Schneider-Siemssen se vio por primera vez en el Festival de Viena de 1970 en el Theater an der Wien, en el que se estrenó este montaje, y después de tres representaciones fue transferida a la Staatsoper. El director en aquella ocasión había sido Leonard Bernstein, y hasta ahora este Fidelio ha sido una de las joyas del repertorio. La velada, además, tuvo un alto nivel musical, con la orquesta tocando de forma magnífica y la excitante adición de la obertura Leonore Nº 3. Cornelius Meister, el joven director de la Sinfónica de la Radio de Viena, que nunca había dirigido esta ópera aquí, aportó exactitud, lirismo y fuerza dramática, aunque pudo resultar una visión más artificial que realmente emotiva. El coro, por su parte, se mostró en su mejor forma.
Entre los solistas, la aclamada soprano finesa Camilla Nylund efectuó su debut vienés en el papel de Leonore / Fidelio. Emisión maravillosa, más lírica que heroica, con homogeneidad en todos los registros y sin forzar nunca. Como personaje escénico fue también prodigiosa y siempre emocionante. Su Florestan fue Peter Seiffert, un gran artista de la generación precedente que supo combinar la perfección de una emisión lírica con la pujanza metálica del registro agudo. Seiffert ha sido siempre un artista muy expresivo y fundió su talento con el de Nylund para formar una pareja ideal con la soprano. No alcanzó el mismo nivel Albert Dohmen; si bien no cantó mal su Pizarro, le faltó poderío y una mejor coloración de las vocales. También fue óptimo el nivel de los demás, especialmente en el caso de Günther Groissböck, uno de los mejores bajos de la nueva generación y que hacía aquí su primer Rocco,  con gran riqueza vocal y un excelente legato alemán. Chen Reiss con su Marzelline representaba otro debut en la parte y Jörg Schneider, que desde el próximo curso pasará de la Volksoper a la Ópera del Estado, fue un Jaquino de bella emisión lírica. Boaz Daniel completó el reparto en la escena final con un sonoro Don Fernando. Una función que resultó especialmente placentera.  * Gerhard OTTINGER
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00