Teatro Carlo Felice
Donizetti MARIA STUARDA
Elena Mosuc, Silvia Tro Santafé, Celso Albelo, Andrea Concetti, Stefano Antonucci, Alessandra Palomba. Dirección: Andriy Yurkevych. Dirección de escena: Alfonso Antoniozzi. 17 de mayo de 2017.
 
Elena Mosuc, Celso Albelo y Silvia Tro Santafé, protagonistas de Maria Stuarda en Génova © Teatro Carlo Felice / Marcello Orselli
 
Con Maria Stuarda se completó el ciclo de la donizettiana Trilogía Tudor –en realidad debería ser una tetralogía si se incluyese la menos representada Elisabetta al castello di Kenilworth–, felizmente realizada en un inteligente proyecto que reunió en común para los tres títulos a regista, escenógrafo –escenógrafa en este caso– y diseñador del vestuario: respectivamente Alfonso Antoniozzi, Monica Manganelli y Gianluca Falaschi.
La estructura escénica es la misma que las otras óperas del ciclo, una plataforma articulada aderezada con unos elementos Tudor. La dirección de escena propuso un cierto juego de teatro en el teatro, con dos prime donne que en realidad son buenas amigas, se desean suerte y se besan antes de entrar en escena. También aparecen en los laterales los encargados de los últimos retoques, que arreglan las colas de los vestidos o repasan los tocados en el último momento. El aspecto visual del espectáculo quedaba realzado por el fastuoso y bellísimo vestuario de Falaschi, que contribuyó decisivamente a conquistar al público, que al final decretó un merecido éxito para todos, comprendido el excelente diseñador de las luces Luciano Novelli.
No menos exaltante resultó la compañía de canto bajo la batuta excepcional de Andriy Yurkevych, que funcionó con el mismo nivel de excelencia en los pasajes concertados que en el sentido del ritmo y de la acción teatral, mérito también de los cuerpos estables del Carlo Felice, la orquesta y el coro preparado por Franco Sebastiani.
Elena Mosuc, que ha alcanzado ya la plena madurez artística, demostró, en una parte que exige temperamento y canto de agilidad, que posee técnica, voz y sentido interpretativo al servicio de la música y de la escena de modo inequívoco. No menos notable resultó la prestación de Silvia Tro Santafé, de gran presencia vocal y que sorprendió por el vigor interpretativo incluso a quienes la conocen desde hace tiempo. Celso Albelo posee una vocalidad solar, una extensión notabilísima y una admirable precisión en el enunciado del texto: la dirección escénica marcó mucho su talante amoroso y sus besos a Maria Stuarda dieron la necesaria impresión de autenticidad. ¡Bravissimo!
El poder disponer para los papeles de menor compromiso, aunque no secundarios, de cantantes como Andrea Concetti y Stefano Antonucci es, como se dice en España, un lujo asiático, y no dejó también de gustar la actuación de Alessandra Palombi como Anna Kennedy, muy activa en recitativos y pasajes concertados.  * Andrea MERLI
 

 

 

 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00