Amigos Canarios de la Ópera
Verdi  RIGOLETTO
Leo Nucci, Elisandra Melián, Antonio Gandía, Roman Ialcic, Juliette Galstian, Yauci Yanes, Qipeng Tan, Elu Arroyo, Mónica Soria, Marisa Dorta, Rosa Delia Martín. Dirección: Ramón Tebar. Dirección escénica: Mario Pontiggia. Teatro Pérez Galdós, 23 de mayo de 2017.
 
Leo Nucci, Antonio Gandía y Elisandra Melián se llevaron los mayores aplausos del Rigoletto de Las Palmas © ACO / Nacho González
 
 
Penúltimo título de la 50ª Temporada de Ópera de Las Palmas de Gran Canaria que este año rinde homenaje a los éxitos que consagraron la trayectoria del tenor que da nombre el evento lírico, Alfredo Kraus. El buen acierto y el azar se han unido para que este aniversario se desarrolle con pleno de aciertos en todas las obras programadas, y en el caso de este título de Verdi el éxito alcanzó su máxima expresión.
La estrella del reparto era Leo Nucci, quien aportó voz y alma a este legendario personaje que desde hace décadas ha hecho suyo; y se dio la feliz coincidencia de que en esta función celebró la mágica cifra de 525 representaciones de este rol. Hablar de sus cualidades y virtudes es caer en innecesarias reiteraciones: Rigoletto es Nucci.
El primer factor sorpresa de esta velada para el recuerdo llegó de inmediato: tan pronto como hizo su aparición escénica Elisandra Melian, una joven soprano grancanaria con apenas trayectoria que debutaba como Gilda: con su lirismo de ensueño, unido a la enorme facilidad para los cambios de registro, a una potencia inesperada y a su ductilidad dramática se ganó merecidamente al público. La complicidad entre el veterano artista italiano y la joven cantante fue absoluta, tanto en lo vocal como en lo escénico. A nadie pues sorprendió que bisaran el final de la vendetta para deleite y delirio de los presentes.
En el pleno de aciertos vocales –extensible a todos los comprimarios y al cada vez más excelente coro del Festival dirigido por Olga Santana– no pueden olvidarse las intervenciones del tercer protagonista de la noche, el tenor Antonio Gandía: la elegancia de su técnica y su calidad y entrega alcanzaron cotas de excelencia en sus legendarias arias.
Ajustada y efectiva, así sonó la Filarmónica de Gran Canaria bajo la segura batuta de Ramón Tebar, siempre en absoluta complicidad con la escena. Los Amigos Canarios de la Ópera rescataron para la ocasión una producción de hace un lustro firmada por Mario Pontiggia.
Fue una noche de largas ovaciones de la que surgieron dos nombres a seguir en el futuro inmediato en este título: Melián y Gandía.  * Cayetano SÁNCHEZ
 
 

 

 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00