ABAO-OLBE
Concierto LEO NUCCI - DANIELA BARCELLONA
Obras de Rossini, Verdi, Donizetti, Thomas, Cilea y Giordano. James Vaughan, piano. Palacio Euskalduna, 13 de mayo de 2017. 
 
Bajo el lema Un viaje a través de la ópera del siglo XIX, Leo Nucci y Daniela Barcellona trajeron al Concierto de ABAO-OLBE once grandes momentos de la lírica italiana que comenzaron y terminaron con escenas de Il Barbiere di Siviglia. En el corazón del recital hubo piezas Verdi, Rossini, Donizetti, Thomas, Cilea y Giordano. Al piano, el maestro James Vaughan encontró –o, más probablemente, preparó– unas reducciones de acompañamiento singularmente ricas que además bordó en su interpretación: un lujo en su colaboración con las voces.
Entró Nucci en escena como un joven Fígaro casi saltarín, pero con no muy bien pie: su “Largo al factotum” sonó histriónico en la expresión y la voz aún no pareció estar del todo colocada. Por supuesto la cosa mejoró bastante y en las siguientes intervenciones demostró su altura como intérprete, la de un artista que acaba de cumplir 75 años estando en plena actividad y que, generoso, en sus impresionantes funciones de Rigoletto allí donde las cante, sigue bisando a pedido del público “Sì, vendetta!” como también sucediera en sus actuaciones en Bilbao en 2013. La voz es todavía bella, impresiona por su espléndido control del fiato, su conocimiento de la materia musical y su inmejorable técnica para las agilidades. Pero también es cierto que por momentos daba la sensación de que el ya legendario barítono quería que luciera aquello que puede ofrecerle a la melodía y toda su sonoridad antes que la expresión psicológica que la música y su texto contienen.
La mezzosoprano Daniela Barcellona mostró, primero que nada, la soberbia belleza de una voz en un momento álgido de su trayectoria artística. Atacó con seguridad todas las difíciles agilidades y coloraturas de Rossini y Donizetti y también supo mostrar la calidez de las obras seleccionadas de Thomas, todo siempre con impecable dicción, emisión fácil, expresión matizada y espléndido control de las dinámicas, desde los pianísimos a unos forte poderosos pero siempre templados. Ambos cantaron, muy bien conjuntados, el dúo “Dunque, io son” rossiniano como final de fiesta. El público se mostró entusiasta y los artistas, generosos, regalando dos importantes bises cada uno, dando vida a Carmen y Rigoletto.  * José Miguel BALZOLA
 
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00