Teatro de La Zarzuela
Giménez ENSEÑANZA LIBRE / Giménez y Vives LA GATITA BLANCA
Cristina Faus, Roko, Gurutze Beitia, María José Suárez, Ángel Ruiz, José Luis Martínez, Axier Sánchez. Dirección: Manuel Coves. Dirección de escena: Enrique Viana. 6 mayo de 2017.
 
Dos detalles de la producción firmada por Enrique Viana © Teatro de La Zarzuela / Javier del Real
 
Afán por transformar y modernizar la zarzuela. Ese es el objetivo del director artístico del Teatro de La Zarzuela y escenógrafo de este doble programa, Daniel Bianco, para generar un cambio en la visión del género. Y para ello no duda en poner patas arriba el coliseo madrileño: el público en el escenario, los artistas en la zona habitual del público. Fuera patio de butacas. La arquitectura clásica de teatro all’italiana desmontada en favor de nuevas miras. La magia de esta innovación se hilvanó a través de la escenografía de Bianco, el colorido y la originalidad del vestuario del estupendo Pepe Corzo y la armónica y fulgurante iluminación de Albert Faura. Todo se unió para el show. La atmósfera ideada por el polifacético Enrique Viana encajó muy bien en la versión libre de ambas zarzuelas.
Enseñanza libre se adaptó de forma acertada a esta “libertad libretística” con numerosos toques de humor que poco a poco van perdiendo enganche en La gatita blanca. A pesar de la ingeniosa intención el resultado final cae por su propio peso. Manuel Coves ofreció una viva y precisa lectura interpretada por una loable Orquesta de la Comunidad de Madrid, pero la música quedó relegada a un segundo plano en favor del propio espectáculo teatral. Determinación convincente pero nada oportuna.
Cabe destacar el sobresaliente equipo de cantantes, actores y bailarines que proyectaron de forma excelsa un sinfín de virtudes artísticas. La protagonista de la velada fue sin duda la mezzosoprano Cristina Faus, maravillosa en todas sus facetas, que demostró una vez más su extraordinario talento interpretativo y canoro. Digna de alabanza la soltura actoral de Gurutze Beitia y María José Suárez, muy divertidas en sus roles de cuñadas. Les siguieron el hilo cómico con gracia y perspicacia Ángel Ruiz y José Luis Martínez. Una apuesta fortuita la de incluir en el reparto a Roko, una artistaza de pies a cabeza que puso toda la carne en el asador en su debut en el Teatro de La Zarzuela, pero, sin embargo, no llegó a convencer a pesar de mantener el pulso continuamente de forma ensalzable. El estupendo estilo canoro de Roko no concilia con el habitual del repertorio lírico, manifestando una interpretación un tanto dispar debido también a la amplificación sonora. En contraste, el barítono Axier Sánchez exhibió un canto noble y actuación vivaz a la vez que elegante. El Coro del Teatro de La Zarzuela, que en alguna ocasión se vio inmerso en las enjundiosas coreografías de Nuria Castejón, estuvo de diez.  * Isabel IMAZ
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00