The Royal Opera – Covent Garden
Adès THE EXTERMINATING ANGEL
Morgan Moody, Charles Workman, Amanda Echalaz, Thomas Allen, Christine Rice, Anne Sofie von Otter, Sally Matthews, Iestyn Davies, Audrey Luna, Sophie Bevan, John Tomlinson. Dirección: Thomas Adès. Dirección de escena: Tom Cairns. 3 de mayo de 2017.
 
Dos detalles de la producción de Tom Cairns de El ángel exterminador © The Royal Opera
 
Quienes hayan visto la película El ángel exterminador no tendrán problema en entender esta ópera del más importante compositor viviente. En el film de Luis Buñuel hay suspense a través de close ups y de la proximidad que da el blanco y negro; en la ópera se pierde esta intimidad pero se gana en sensación de peligro y a la hora de describir una sociedad que se sirve a sí misma y por eso se destruye. Esa es una de las muchas explicaciones que el cineasta español rehusó aclarar: la explicación es que no hay explicación. ¿Cuál es el poder misterioso que atrapa a estos distinguidos invitados en una casa sin poder salir de ella y que los deja sin voluntad para escapar? ¿Cómo es posible que la solución venga a través de la menos aristocrática de las figuras (la cantante Leticia) en una situación que parece calcada de Dangerous corner, escrita por J. B. Priestley 30 años antes?
 
El libreto de Tom Cairns y Thomas Adès está lleno de humor, los personajes se revelan como atrapados en un esnobismo que resulta cómico, como la referencia a que no se puede remover una taza de café con una cuchara de té. Pero hay mucho más que: esto es la disección de una clase. Ese estudio, que Buñuel lleva al extremo en una hora y media, Adès lo alarga una hora más y con menos personajes, pero son más que suficientes. La música es de un virtuosismo típico del compositor. La cantante Leticia sigue la línea de canto superaguda de Ariel en The Tempest: el registro es tan tirante que provoca hilaridad, en este caso ayudada por la acción. Audrey Luna descolló con una creación impresionante y un registro estratosférico. Amanda Echalaz fue un pilar como Lucia y Charles Workman, como su elegante marido Edmundo. Sophie Bevan dio vida a una frágil y bella Beatriz al lado del impetuoso Eduardo de Ed Lyon. La ciencia estuvo representada por el inmenso John Tomlinson, que hizo del Doctor Conde una figura ridícula. Anne Sofie von Otter dibujó una buena figura como Leonora Palma, Christine Rice descolló con su cálido registro como la pianista Blanca Delgado, Iestyn Davies y Sally Matthews fueron los hermanos incestuosos Francisco de Ávila y Silvia y, finalmente, Morgan Moody encarnó al mayordomo Julio, en quien recae toda la responsabilidad al abandonar la casa todos los sirvientes.
 
Thomas Adès dirigió su más ambicioso proyecto hasta la fecha con la seguridad de un genio sin duda alguna; la orquesta brilló con sonidos conocidos y otros menos y referencias hacia el pasado (nótese una escondida referencia a La Valse). El ángel exterminador es una ópera de nuestro tiempo de un tema de siempre: la autodestrucción y la posible salvación. Buñuel la surrealizó y Adès la ha transportado al siglo XXI. ¿Cómo es que nadie recuerda que en 1932 J.B Priestly escribió una obra similar llamada Dangerous Corner* Eduardo BENARROCH
 
 
 
 
 
 
 

 

 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00