Metropolitan Opera
Verdi AIDA
Krassimira Stoyanova, Jorge de León, Violeta Urmana, George Gagnidze, James Morris. Dirección: Daniele Rustioni. Dirección de escena: Sonja Frisell. 6 de abril de 2017.
 
Jorge de León y Krassimira Stoyanova triunfaron en la Aida del Met © Metropolitan Opera / Marty Sohl
 
La tradicional producción de Sonja Frisell, con treinta gloriosos años de servicio a sus espaldas, sirvió de marco para la presentación espectacular de Krassimira Stoyanova como Aida y para el debut local de Jorge de León en el rol de Radames. La soprano búlgara brindó una interpretación inolvidable de la esclava egipcia: desde el punto de vista dramático, por primera vez en este montaje se pudo disfrutar de una Aida llena de pasión y vulnerabilidad; y en cuanto al apartado vocal, la extraordinaria vocalización de Stoyanova captó la esencia musical del personaje con aparentemente infinitas posibilidades de expresión.El tenor español Jorge de León, por su parte, realizó un excelente debut local como Radames haciendo gala de un robusto y flexible instrumento, de impresionante poder sonoro y con un seguro y excitante registro agudo. Además, el canario se mostró muy convincente en su papel con su viril actuación.
 
 
La actuación de ambos protagonistas hizo de esta una función memorable, a pesar de la prestación del resto de intérpretes. Así, Amneris resultó impetuosa y poco carismática en la encarnación de Violeta Urmana, que pareció más preocupada de contener sus deficiencias técnicas que por compenetrarse con su personaje. George Gagnidze sí fue un lujo como un Amonasro noble en presencia y vocalidad, pero James Morris dio vida a un Ramfis de irritante timbre y poca imaginación, mientras Morris Robinson se mostraba como un voluminoso y poco estilizado Rey. Al menos el veterano Ronald Naldi dio una clase de interpretación lírica en sus pocas líneas como el mensajero.
 
 
 
Los inmensos espacios egipcios diseñados por Gianni Quaranta complementan perfectamente la trama y forman un marco casi cinematográfico para la actuación del maravilloso coro así como del atlético ballet, con coreografía de Alexei Ratmansky. La presencia de decenas de extras y de los caballos de la marcha triunfal continúa provocando la ovación del público, deleitado por la grandiosidad visual del espectáculo. Daniele Rustioni realizó un seguro debut con la compañía con una dirección algo impetuosa. Apenas culminado el conmovedor final, con la tumba hundiéndose bajo el templo, el público explotó en grandes y entusiastas aplausos.  * Eduardo BRANDENBURGER
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00