Teatre Principal
Mozart COSÌ FAN TUTTE
Carmen Romeu, Carol García, Joan Martín-Royo, Giorgio Miseri, Susana Cordón, Simón Orfila.
Dirección: Domenico Longo. Dirección de escena: Mario Martone. 2 de abril de 2017.
 
Dos escenas de Così fan tutte en Palma de Mallorca © Teatre Principal / Marga Vilallonga
 
El título de la crónica podría ser el augurio de una gran velada, pero aun en una ópera bufa si lo único a destacar es la parte cómica el augurio se esfuma. El anuncio de un proceso de sinusitis de la soprano Carmen Romeu puso en guardia a los espectadores; aunque el aficionado siempre espera que estas notificaciones sean más un seguro por parte del artista, esta vez no fue así y por tanto esta ópera, que basa su estructura en los números de conjunto, perdía irremediablemente uno de sus puntales. Quienes lucieron sin reservas la bandera mozartiana fueron Simón Orfila y Carol García: el primero, después del magnífico Leporello de unos meses atrás, se reveló de nuevo como el cantante de primera línea que es, de gran prestancia vocal y actoral y aquí con una envidiable precisión en el recitativo. La mezzo, premio ÓPERA ACTUAL 2015, exhibió una línea mozartiana impecable, resaltada en su gran momento “Smanie implacabili” y sin duda salvando los dúos con su hermana en la ficción.
 
La parte masculina del cuarteto de amantes sirvió con gran corrección sus correspondientes roles. Joan Martín-Royo y Giorgio Misseri fueron unos efectivos Guglielmo y Ferrando, atentos a la línea de canto y a la expresión del recitativo sin llegar a ningún momento álgido, quizás poco motivados por una producción sin aliciente ninguno o, en el caso de “Un'aura amorosa”, por una ralentización del tempo. Susana Cordón no defraudó y fue una Despina muy entregada a su papel celestinesco, con mucha atención a los tics humorísticos altamente apreciados por el público.
 
La orquesta, siempre profesional, no perdió en ningún momento su punto estilístico bajo la buena batuta de Domenico Longo; habrá que tomar como anécdota sus pequeños cambios de tempo.
La falta de imaginación y de iluminación artística y la pobreza física de la producción, procedente del San Carlo de Nápoles y dirigida por Mario Martone, provocaron una monotonía casi exasperante. Uno se pregunta si hace falta ir tan lejos para traer dos camas y un par de telas pintadas que mueve la figuración.* Pere BUJOSA
 
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00