Festival de Teatro Lírico Español
Vives DOÑA FRANCISQUITA
Sonia de Munck, José Bros, José Manuel Zapata, Cristina Faus, María José Suárez, Enrique Baquerizo, Yolanda Secades. Dirección: José María Moreno. Dirección de escena: Francisco López. Teatro Campoamor, 30 de marzo y 1 de abril de 2017.
 
 La producción de Doña Francisquita concebida por Francisco López viajó a Oviedo  © Festival de Teatro Lírico Español
 
El XXIV Festival de Teatro Lírico Español siguió su programación en Oviedo con otro de los grandes títulos de la zarzuela de inicios del siglo XX, fundamental para la restauración del género mayor en esta época. Doña Francisquita, de Amadeo Vives, hizo las delicias de los aficionados con su esencia madrileña, a través de un libreto inspirado en La discreta enamorada de Lope de Vega, pero que en el frasco ideado por Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw –sus libretistas–, guarda un aroma dulce y amable en sus cuadros costumbristas, que con brillo recrea Francisco López en esta producción del Teatro Villamarta de Jerez. Es la pícara inocencia de su joven protagonista la que mantiene al público atento a la trama de la comedia lírica de 1923, en un ambiente festivo, contrastando con especial efecto el último acto, con la iluminación y el vestuario de Jesús Ruiz.
 
Doña Francisquita fue en el Teatro Campoamor Sonia de Munck, con unos medios vocales estables a la vez que ágiles, para trasladar esa ambigüedad encantadora en su juego amoroso, como en La canción del ruiseñor, que fue puro encanto, frente a momentos como el trío “Peno por un hombre, madre”, con una solución escénica que no favoreció al volumen vocal de la soprano. La cantante madrileña fue uno de los pilares de un reparto de elevado nivel: un aliciente para el público, que volvió a llenar las dos funciones a las que ahora se reduce el festival. Otra muestra fue el dúo de Francisquita con Fernando, de amplias líneas bien sostenidas por Munck, junto a José Bros, con su habitual voz de gran cuerpo, destacando en el final del segundo acto y en “Por el humo se sabe dónde está el fuego”, romanza delicada a la par que pasional, que arrancó la ovación de un público que, hasta ese momento, en el estreno, parecía no obstante contenido.
 
En ello quizá influyó lo heterogéneo de un reparto al que contribuyó de manera notable la Aurora de Cristina Faus, con su fuerza expresiva para la conquista amorosa, con su voz gruesa, resuelta y apoyada, para su dúo con Fernando: otro instante imprescindible, como su Bolero del Marabú con José Manuel Zapata, quien cubrió su Cardona con dotes cómicas en la escena –genial, de maja en medio de los galanes de la fiesta–, pero forzado en lo vocal, como se vio en el “Canto alegre de la juventud”. También Enrique Baquerizo lució de manera discreta su Don Matías, si bien destacó en el tercer acto y sobre todo en “El amor nunca mira el calendario”.  María José Suárez resolvió eficientemente su rol de Doña Francisca y Yolanda Secades fue una correcta Irene la de Pinto.
 
Hay que valorar los partiquinos y los cuadros populares a cargo de la Capilla Polifónica Ciudad de Oviedo, como el Coro de románticos, para abrir con sus capas al aire el último acto. No en vano, el coro se impuso en este título, estable en sus cuerdas. También sobresalió el trabajo de Oviedo Filarmonía, muy vital, con José María Moreno al frente, en una partitura rica en planos sonoros, sutil en su orquestación, y de melodías exuberantes.  * Diana DÍAZ
 
 

 

 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00