Theater an der Wien
Wagner (Gürbaca / Auer / Trinks) HAGEN (nueva versión de El anillo)
Samuel Youn, Ingela Brimberg, Daniel Brenna, Martin Winkler, Marcel Beekman, Aris Argiris, Michael J. Scott, Kristján Jóhannesson, Liene Kinca. Dirección: Constantin Trinks. Dirección de escena:  Tatjana Gürbaca. 29 de diciembre de 2017.
 
Samuel Youn protagonizó la primera parte, titulada Hagen, de esta nueva versión de la Tetralogía wagneriana © Theater an der Wien / Herwig Prammer 
 
A finales de 2017 el Theater an der Wien ofreció como tercera producción escénica de la presente temporada el estreno de una nueva versión del Anillo wagneriano. El argumento es explicado por la nueva generación de descendientes de Wotan y Alberich y sitúa en el centro del mismo a Hagen, Siegfried y Brünnhilde. En esta versión se eliminan algunas escenas y se ordenan de modo distinto las distintas partes de la tetralogía original. La consecuencia final es que todo el Anillo queda reducido de quince horas a nueve en total. Autores de la nueva estructura son la directora de escena, el director musical y la responsable de la dramaturgia, Bettina Auer.
La primera parte recibe el nombre de Hagen y reúne parte de El ocaso de los dioses (Götterdämmerung) y parte de El oro del Rin (Rheingold). La representación se inicia con la muerte de Siegfried y termina con el trío final del segundo acto de El ocaso. Las dos funciones siguientes llevan el título de Siegfried (con música procedente de Siegfried y La Walkyria) y Brünnhilde (con música de Walkyria y Ocaso). El resultado del experimento tuvo su interés, aunque careció de poder de convicción. No se le ve futuro y desde luego no podrá nunca sustituir al monumental opus magnum de Wagner.
Tatjana Gürbaca presentaba la caracterización psicológica de los personajes pero con la escenografía de Henrik Ahr y el vestuario de Barbara Drosihn el resultado era un poco confuso para quien no conociera el Anillo completo. La nueva versión, en resumen, carecía de tensión escénica. Mejor fueron las cosas en el foso de la orquesta, donde la Sinfónica de la Radio de Viena (ORF) tocó muy bien. Constantin Trinks, un director de la nueva generación, realizó un buen trabajo pero no fue mejor que a obra que tenía que dirigir. La orquesta había visto reducida su composición –la sección de viento en particular– al igual que lo había sido la versión que Wagner autorizó para el Herzogliches Hoftheater Coburg-Gotha (Teatro de Corte Ducal de Coburg-Gotha), deseoso de que su obra fuera interpretada en todas partes, incluidos los teatros que no permitieran la ubicación de todos los instrumentos. Probablemente resultaría más interesante ofrecer el Anillo original con la orquestación reducida de 90 a 62 músicos.
El Arnold Schenberg Chor cantó de manera excelente el coro de hombres de El ocaso y el cuadro de solistas vocales, sin ser deficiente, no pudo dar placer vocal alguno. Samuel Youn fue un Hagen adecuado y Martin Winkler, un temperamental Alberich, cuya expresiva ya que no bella voz de barítono sirvió perfectamente al papel aun faltándole el agudo para la maldición. Una mejor aportación baritonal fue la de Kristján Jóhannesson, un lírico Gunther, sonando también bien el Wotan de Aris Argiris. Daniel Brenna fue un Siegfried creíble en el que no faltó la brillantez vocal. Marcel Beekman fue un buen Mime; Liene Kinca, una adecuada Gutrune, e Ingela Brimberg, una Brünnhilde efectiva en su breve aparición en el segundo acto de El ocaso. Michael J. Scott (Loge) fue mejor actor que cantante y las Hijas del Rin, solo correctas, fueron Mirella Hagen, Raehann Bryce-Davis y Ann-Beth Solvang* Gerhard OTTINGER