Volksoper
Catalani LA WALLY
Kristiane Kaiser, Erin Caves, Bernd Valentin, Andreas Mitschke, Anja-Nina Bahrmann, Martina Mikelic. Dirección: Marc Piollet. Dirección de escena: Aron Stiehl. 17 de junio de 2018.
 
Aron Stiehl se encargó de la puesta en escena de La Wally en Viena © Volksoper
 
Esta poco representada ópera verista de Alfredo Catalani, muy apreciada por un Arturo Toscanini –incluso eligió el nombre de Wally para su hija mayor–, fue presentada aquí el año pasado y desde entonces ha sido muy bien recibida por los melómanos, obra que se repuso en junio. La puesta en escena de Aron Stiehl, con escenografía de Frank Philipp Schlössmann y vestuario de Franziska Jacobsen, tiende a la abstracción y precisa de la fantasía que el público pueda aportar para su total entendimiento y comprensión; la resolución de la ópera queda así totalmente falseada. Musicalmente, sin embargo, esta fue una representación de alto nivel, con una gran aportación de la orquesta a las órdenes de Marc Piollet, quien acertó al poner de relieve las bellezas líricas de la partitura y supo asimismo acentuar el carácter de los momentos dramáticos.
En un reparto que cantaba la obra en alemán –como es usual en esta compañía– destacó Kristiane Kaiser, la primera soprano de la casa, que debutaba el papel con muy buenos resultados y que solo pareció forzada en los pasajes más dramáticos. El segundo debut en el reparto era el de Anja-Nina Bahrmann en el rol de Walter, que finalmente quedaría un tanto descolorido en su interpretación. El barítono alemán Bernd Valentin brilló como Vincenzo Gellner gracias a una voz atractiva y bien emitida; no tuvo problema alguno con los agudos, de buena proyección dramática, aunque a ratos se quedó sin poder superar la barrera sonora orquestal. Con el papel de Giuseppe Hagenbach el tenor norteamericano Erin Caves debutaba con éxito en este teatro; su voz posee una base lírica pero no excluye el poder dramático necesario para enfocar un brillante registro superior. Con la única excepción de un sobreagudo problemático en su aria del último acto, su actuación fue sobresaliente pero poco pudo hacer, al igual que sus compañeros, en el perfilado del personaje propuesto por la dirección de escena, que no le ofreció opción alguna. Andreas Mitschke exhibió una buena voz de bajo como Stromminger y la mezzosoprano Martina Mikelic fue una bien dispuesta Afra. El coro de la Volksoper demostró una gran solidez.  * Gerhard OTTINGER