Teatro Cervantes
Marco Frisina PASSIO CHRISTI
Estreno absoluto
Damián del Castillo, Lola Casariego, Maria Grazia Schiavo, David Lagares, Lourdes Martín, Luis Pacetti, Francisco Fernández, Víctor Cruz. Dirección: Marco Frisina. 27 de abril de 2018.
 
La Filarmónica de Málaga, Carmina Nova, tres escolanías y un elenco de ocho solistas conformaban la ambiciosa plantilla dispuesta por Marco Frisina –maestro de capilla de San Giovanni in Laterano, Roma– para el estreno mundial de Passio Christi en el Teatro Cervantes de Málaga. Oratorio de indudable vocación operística, esta pieza se apoya en un libreto en el que concurren textos extraídos de obras de Teresa di Liseux o Miguel de Unamuno, entre otros, y citas del Stabat Mater, además de seguir el hilo argumental de los cuatro textos evangélicos. Todo este caudal es guiado por la voz de un narrador –Antonio Banderas grabó el personaje del Evangelista– que a lo largo de las dos partes y veintiuna escenas articulan el libreto.
Señalada como ópera-oratorio, durante su representación quedaba evidenciada la necesidad del apoyo escénico; tras su estreno en versión de concierto queda pendiente su puesta en escena y conseguir la verdadera dimensión que encierra la página. Y más si se considera la abundante masa coral o el octeto vocal solista, sin mencionar varios partiquinos. Quedó clara la diferencia entre las tensiones acumuladas desde la obertura , con continuos cambios rítmicos y armónicos, y la segunda parte, de vocación titánica, más cercana a lo tonal, en la que el apartado coral posee un decisivo tono trascendental que acompaña a las distintas arias escritas por el compositor italiano.
Lola Casariego y Maria Grazia Schiavo (María y María Magdalena, respectivamente) protagonizaron junto al barítono Damián del Castillo, en el papel de Cristo, los momentos más conseguidos de esta poliédrica partitura. El aria de María Magdalena “Ô visage, plus que les lis” marcó el punto de inflexión sobre el que discurriría la segunda parte del oratorio. Schiavo la atacó apoyada en el registro medio-agudo, que domina con soltura. De igual forma Casariego, menos lucida por el torrente orquestal, haría todo un ejercicio vocal que exigía correcto fraseo y gran sentido de la medida. Brillante también Del Castillo, al que Frisina exigió agudos decididos.
Del apartado coral cabe destacar el peso de la Coral Carmina Nova y las tres escolanías participantes dirigidas por Antonio del Pino desde el cielo del Cervantes, lo que otorgó a la obra elementos polifónicos de carácter simbólico destinados a emocionar. Importante papel también el que jugó la Filarmónica de Málaga, cuya sección de cuerda destacó por su densidad y empaste.
El estreno fue acogido con generosidad, aunque se podría sugerir una mayor concreción en el torrente de motivos y en la reiteración de recursos de esta Passio Christi.  * Alejandro FERNÁNDEZ