CRÍTICAS

Teatro Cervantes
Mozart COSÌ FAN TUTTE
Berna Perles, Carol García, Pablo García López, Damián del Castillo, Enric Martínez-Castignani, Beatriz Díaz. Dirección: Manuel Hernández Silva. Dirección de escena: Curro Carreres. 4 de marzo de 2018.
 
El Teatro Cervantes repuso el montaje de Così fan tutte de Curro Carreres © Teatro Cervantes / Daniel Pérez 
 
La última colaboración entre Mozart y el libretista Lorenzo da Ponte fue la protagonista del segundo título de la Temporada Lírica del Teatro Cervantes. Così fan tutte colgó el cartel de no hay entradas para las dos únicas funciones programadas y existía gran expectación por ver y escuchar el trabajo de Berna Perles y Damián del Castillo, voces formadas en esa ciudad y que comienzan –con buen hacer– a forjar una carrera dentro y fuera de los escenarios nacionales. Tampoco queda rezagada la labor del director titular de Filarmónica de Málaga, Manuel Hernández Silva, que hacía su debut en el foso del coliseo malagueño.
Curro Carreres apostó por remozar su producción, estrenada en 2010 en el propio Teatro Cervantes. Por un lado quiso introducir una nueva iluminación, con proyecciones en momentos concretos de desigual resultado; por otro, trató de transmitir elementos de reflexión sobre las relaciones humanas en la era postmoderna. Ideas estas que, sin restar mérito a la intención, sencillamente no pasaron de la anécdota.
 
Como en El rapto del serrallo, la presencia del coro es prácticamente testimonial, si bien en Così adquiere cierta relevancia al subrayar elementos concretos de la ópera. No obstante, el trabajo del maestro de coro Salvador Vázquez sigue ahondando en la cuidada selección de la masa coral con la idea de ofrecer un conjunto solvente en la proyección y compacto en el juego de cuerdas. El propio Vázquez será el encargado de asumir la dirección musical del Rigoletto que cerrará la temporada del Cervantes.
Hernández Silva, desde el podio, concibió una dirección clara y con dinámicas ágiles. Se mostró magistral en muchos momentos y especialmente en las frases cristalinas con las que Mozart refuerza las arias, dúos, tríos y concertantes de esta ópera.
 
El reparto, ambicioso, estuvo encabezado por la malagueña Berna Perles (Fiordiligi), que muy pronto hará su debut en el Liceu, y la mezzo barcelonesa Carol García (Dorabella). Ambas cantantes ofrecieron dúos de empaste cristalino, que se mantuvo sin resentimiento a lo largo de todo el dramma giocoso. La también soprano Beatriz Díaz como Despina y el Don Alfonso protagonizado por Enric Martínez-Castignani jugaron un papel clave en el desarrollo dramático sin descuidar las exigencias vocales que impone la obra. Cerrando el reparto Pablo García López, mozartiano nato, defendió con holgura la apuesta del Cervantes como Ferrando, mientras que el barítono Damián del Castillo (Guglielmo) refrendó el idílico momento vocal que disfruta avalado por su reciente participación en Dead Man Walking en el Teatro Real.  * Alejandro FERNÁNDEZ