OPINIÓN

Fernando SANS RIVIÈRE
ÓPERA ACTUAL 204
(JULIO-AGOSTO 2017)
 
En este número de verano editamos varios artículos de muy diferente contenido y en la mayoría aparece una mención a la falta de contratos de primer nivel para artistas y profesionales españoles, los mismos que son requeridos una y otra vez en algunos de los coliseos más importantes del mundo... Y lo que es más grave, falta que llegue un director artístico extranjero a un gran teatro español para que empiece a contar con los profesionales –y con los repertorios– locales... Véanse las programaciones de tres nombres internacionales como Helga Schmidt, Gerard Mortier o Christina Scheppelmann. La primera programó en el Palau de Les Arts de Valencia la Tetralogía y Les Troyanes a La Fura dels Baus: era la primera vez que un español dirigía la gran saga wagneriana. Además, Schmidt presentó zarzuelas y títulos de Martín y Soler o la fantástica La vida breve de Falla en una producción de Giancarlo del Monaco. En el caso de Mortier, más interesado en la nueva creación y en los directores de escena que en los cantantes españoles, fue el primero en apostar por La Fura dels Baus en Salzburgo con La condenación de Fausto de Berlioz. En su paso por el Teatro Real el gestor belga se aventuró con algunos estrenos absolutos de títulos españoles como La página en blanco de Pilar Jurado, El Público de Mauricio Sotelo o La ciudad de las mentiras de Elena Mendoza, programando además otras de tema español como el Montezuma de Carl Heinrich Graun o Ainamadar del argentino Osvaldo Golijov. Actualmente, Christina Scheppelmann está descubriendo al público del Liceu que se pueden contratar cantantes españoles en papeles principales y que sea todo un éxito, tal y como ha sucedido esta temporada con Simón Orfila como Leporello, Sabina Puértolas como protagonista de La fille du régiment, Àngel Ódena como Rigoletto, María José Moreno como Gilda o Elena Sancho Pereg y Joan Martín-Royo en Werther. Una práctica que la temporada que viene se fija más en la cantera para papeles pequeños junto a artistas consagrados para los roles principales, aunque sí hay bastantes propuestas escénicas a cargo de connacionales: Emilio Sagi con Il viaggio a Reims, La Fura dels Baus en el Tristán e Isolda, además de las reposiciones de L’elisir d’amore de Mario Gas y de La Favorite de Ariel García Valdés.
 
 En este número destacamos, la presencia de Emilio Sagi en la inauguración de la Ópera de Jiangsu (China), a Ángeles Blancas en La fanciula del west en México, Pablo Heras-Casado en la Carmen de Aix-en-Provence, Celso Albelo como el Duque en Orange, Saioia Hernández y Josep Caballé-Doménech en La forza del destino en Nápoles, la regia de Jeanne d’Arc de Àlex Ollé en Frankfurt, la apretada agenda de Carlus Padrissa en Europa (pág. 50) y otros muchos casos de españoles que triunfan en el circuito lírico internacional en el artículo dedicado a los cantantes y profesionales españoles en el mundo (pág. 52).
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00